Un hombre vivió seis años con un pene injertado en el antebrazo

Anuncios Google

Un hombre que pasó seis años con el pene injertado en el antebrazo debido a la complicación de una cirugía se sinceró sobre sus problemas con el apéndice colocado de manera inusual.

Blom

 

Malcolm MacDonald, de Thetford en Norfolk, dijo que el órgano se cayó en 2014 después de que una infección en la sangre lo pudriera.

El padre de 47 años contó el martes por la noche en The Man With a Penis on His Arm de Channel 4 cómo los médicos le dijeron que podían hacer uno nuevo con piel injertada de su brazo.

Sin embargo, durante la cirugía, la falta de oxígeno en su sangre obligó a los médicos a detener el procedimiento a mitad de camino, dejando así el nuevo pene pegado a su brazo izquierdo “temporalmente”.

Terminó quedándose allí durante seis años.

MacDonald explicó en el documental cómo llegó a estar en la desafortunada situación de necesitar un reemplazo.

Al hablar antes de su cirugía, dijo: “Soy un hombre común que hace las mismas cosas que hacen todos los hombres, pero no tengo pene”.

Dijo que su vida se vino abajo después de quedarse sin hogar.

“Hace doce años tenía un trabajo, una buena pareja, nació mi bebé, la relación no fue muy buena, terminamos separándonos”, dijo. “Un amigo mío tenía un garaje y lo acomodó con un sofá y un televisor”.

MacDonald desarrolló una infección a largo plazo en el perineo que se convirtió en sepsis.

Él dijo: “Los dedos de mis pies comenzaron a ponerse negros, mi pene comenzó a ponerse negro. Fui al baño y se me cayó”.

Dijo que lo echó en un bote y los médicos le dijeron que lo único que podían hacer era tratar el muñón restante.

Durante los siguientes dos años se convirtió en un ermitaño y, al sentirse “una sombra como hombre”, comenzó a beber mucho.

Creyendo que se quedaría con un muñón de por vida, bebía 18 pintas en un día, a menudo comenzando en la mañana.

La esperanza llegó casi dos años después cuando su médico de cabecera lo refirió al profesor David Ralph, un experto en reconstrucción de falos en el University College Hospital de Londres.

El profesor Ralph le dijo a MacDonald que le podían injertar un nuevo pene y que los médicos lo diseñarían según sus especificaciones.

Le dijeron que podría tener una vida sexual con una bomba en el escroto para llenar el órgano con solución salina.

Para hacer el pene, los médicos tomaron piel de su brazo izquierdo para darle forma, y también hicieron una uretra en la piel. El brazo fue elegido porque tiene calidad de piel y sensación, señalaron.

Pero antes de que pudieran colocarlo entre sus piernas, los médicos se vieron obligados a detener la cirugía porque MacDonald tenía hipoxemia, una falta de oxígeno en la sangre potencialmente fatal.

Tuvieron que conectar el pene a los vasos sanguíneos de su brazo para mantener el tejido saludable.

El procedimiento para trasladarlo a su ingle terminó retrasándose seis años debido a las citas perdidas, la escasez de personal y la pandemia.

MacDonald dijo que el apéndice provocó varias dificultades y vergüenza.

“Fui a Waitrose, había una anciana que necesitaba ayuda, [el apéndice] se salió del vendaje y se le cayó en la cabeza”, dijo. “Pudo haberle causado un infarto. Cuando estoy cocinando, se quema, no puedo usar la hornilla trasera”.

El año pasado finalmente se sometió a una cirugía de nueve horas para colocarlo en su lugar.

MacDonald ahora tiene esperanzas para el futuro y dice que podría ser “un punto de inflexión en mi vida”, reseña el diario Independiente en Español.

Anuncios Google