Venezolanos que se encuentran varados en España esperan un vuelo de repatriación

Cientos de venezolanos que se encuentran varados en España pernoctan en las inmediaciones del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, situado a unos 12 km del centro de la capital española y esperan con ansias un vuelo de repatriación que los traiga a Venezuela.

Fanny Hidalgo tiene 69 años, padece de múltiples problemas de salud y vive en el estado Apure dijo “Siento angustia, depresión, lloro mucho y lo único que me mantiene es mi fe en Dios y en que nos van a repatriar pronto. Le ruego al presidente Nicolás Maduro que nos escuche”.

Blom

 

Su plan era visitar la nación ibérica por unos 20 días, pero jamás imaginó que una pandemia de coronavirus estallaría y la forzaría a permanecer fuera de su país por casi 5 meses.

Fanny durmiendo en el piso.

A falta de techo y de dinero, Luciano del Gaudio también tomó las inmediaciones del terminal aéreo y ahora actúa como vocero del grupo que cada día se hace más numeroso.

“En Barajas somos unas 30 personas y cada día llega más gente de diferentes partes de España. Gente que va perdiendo la posibilidad de pagar un alquiler y de contar con algún tipo de refugio”, explica el caraqueño de 42 años.

“Y en todo el país hemos contabilizado unos 700 venezolanos, de los cuales 545 tienen un boleto de regreso. Los demás son casos excepcionales: personas que venían y pensaban comprar un boleto después, entre otros casos diferentes”, prosigue.

En situación crítica

Luciano puntualiza que algunas personas dentro de ese grupo se encuentran en situación de calle y no pueden ni siquiera costearse un pasaje para el aeropuerto de Barajas.

Desde mediados de marzo el gobierno de  Nicolás Maduro, ha mantenido cerradas las fronteras con Colombia, Brasil, entre otros países, restringiendo así el número de entradas y salidas del territorio venezolano.

Fanny, cuyo viaje de regreso, vía Colombia, estaba programado para el 20 de marzo, intentó adelantar su vuelo cuando escuchó que varios países estaban suspendiendo viajes y cerrando fronteras.

Pero ya era demasiado tarde: el 13 de ese mes, Colombia anunció el cierre de su frontera con Venezuela y la prohibición del ingreso de extranjeros desde Europa y Asia.

El periodista venezolano del proyecto Venezuela Migrante, Alessandro Di Stasio, visitó al grupo en el aeropuerto y califica la situación de sus connacionales como “crítica”.

“Hay niños, personas mayores y enfermas. No están adentro sino al frente de la terminal 4 del aeropuerto, sentados en una acera a un lado de la calle, por donde pasan los carros y autobuses”, dice a BBC Mundo.

“He estado medicándome para poder soportar este secuestro”

El periodista señala que como estas personas solo tenían previsto permanecer en Europa por un corto período de tiempo y la mayoría contaba con un presupuesto ajustado, ahora no tienen “ni siquiera dónde dormir ni qué comer”.

Olivia del Corral, otra caraqueña de 74 años, logró estirar el dinero que se trajo de Venezuela hasta principios de abril. Desde entonces ha estado viviendo de donaciones y de la ayuda de diversas asociaciones.

Debido a su avanzada edad, ella asegura que le es imposible dormir en el aeropuerto y por eso ha estado quedándose en habitaciones de “amigos de amigos” por todo Madrid, “saltando” de un lugar a otro en los últimos meses.

“Estoy física y psicológicamente agotada. Y así nos sentimos muchos de los venezolanos atrapados en España. En realidad yo no me siento varada, me siento secuestrada porque estoy en un lugar donde no me puedo mover ni me permiten regresar a mi casa”, cuenta Olivia a BBC Mundo.

“Últimamente sufro de insomnio y he estado medicándome para poder soportar este secuestro”.

“Nosotros no somos migrantes, somos turistas y solo queremos regresar a Venezuela”, dice.

“Lo que estamos pidiendo no va a representar un gran costo para el Estado, tampoco va a ser una molestia porque todos estamos sanos, nos hemos chequeado y nos hemos cuidado muchísimo”, insiste Olivia, antes de agregar que no piden nada descabellado, pues “la mayoría de los países están repatriando a su gente”.

“Ya no sabemos qué hacer”

A lo largo de los más de 4 meses que llevan esperando un vuelo, el grupo de aproximadamente 700 venezolanos dice que ha intentado contactar al gobierno venezolano por diferentes medios, sin recibir ningún tipo de respuesta.

“Ya no sabemos qué hacer. Hemos recurrido a todas las autoridades venezolanas habidas y por haber”, reitera del Gaudio, vocero del grupo.

Por su parte, Fanny Hidaldo le pide tanto a los dirigentes venezolanos como a los españoles que evalúen la posibilidad de que los envíen en un avión que, según ella, partirá al aeropuerto Internacional Simón Bolívar -que sirve a la capital venezolana- el 22 de julio a buscar a españoles que se encuentran en el país sudamericano.

Información de BBC mundo

Cactus24/14-07-2020