Emprendedoras colombianas comparten oportunidades con migrantes venezolanas

Deicy Aguirre y Sandra Castro, son emprendedoras colombianas a quienes el destino unió a pesar de que sus experiencias laborales y de vida son muy diferentes. Deicy, quiso ser contadora pero la falta de recursos económicos la llevó de la mano de un » ángel que confió plenamente en ella» por el camino de la belleza integral.

«Yo tenía apenas 17 años de edad y aunque estaba clara que quería estudiar no había dinero. Una señora confió en mí, recuerda, y de inmediato me regalo un kit de manicura y me dijo: tú puedes. Y así fue que comencé en este mundo, de la nada», afirma. Mientras que Sandra, con más de 20 años en el campo de la logística y la administración, al quedar sin empleo, nunca imaginó lo que  el destino le tenía preparado.

Blom

 

Con mucha convicción afirma a Venezolanos que Inspiran de Cactus24Noticias que nunca imaginó ingresar  al mundo de la belleza “En mayo conocí a Deicy y de inmediato comenzamos una bonita amistad al punto de que un buen día me dijo será que puedo guardar unos muebles en tu casa (equipos de peluquería) y le dije que sí luego me planteó que formara parte de este mundo de la manicura y el cabello y le dije que sí, nos confía Castro.

Así comenzó este emprendimiento. Ellas con muchas ganas y pasión supieron  complementar sus conocimientos y  saltar de un negocio doméstico  a un local hoy llamado «Between, Nails and Hair» un salón de belleza que con menos de un año ha sellado innumerables logros para ambas.

Este proyecto cuenta con el apoyo de la venezolana Franci Castillo, quien desde hace catorce años cambió los tribunales de justicia por paletas de colores, bases, kits para cejas y pestañas. Su pasión como nos confiesa desde niña logró, no sin esquivar dificultades, un camino en Bogotá a donde nunca pensó tener como hogar.

«Yo conocí a Deicy hace más de un año ya que desde ese tiempo mi hijo migró a esta ciudad. Hablábamos mucho por whatsApp e intercambiamos muchos conocimientos de mi especialidad. Y en Diciembre del año 2019, aunque todavía no se había ido a trabajar con ellas, las ayudó mucho dada la numerosa clientela.

Esta profesional de las cejas y pestañas prácticamente “tenía ya una base de relaciones personales gracias a Deicy”. Base que todas han logrado impulsar. Para ellas no hay fronteras que valgan. Todo lo han ganado en base a trabajo, cooperación e intercambio.

Este trío, es un equipo de trabajo, cada una ha sabido complementarse hasta el punto de que con trabajo y su forma de ser han aumentado la clientela con el “boca a boca”  a punta de buen servicio y excelente calidad de trabajo en estilismo, tratamiento capilar, manicure y pedicura. Todas aspiran crecer aún más y si bien todas «admiten que nunca se imaginaron vivir la experiencia migratoria que afecta a Colombia y Venezuela, (y en general a toda la región) esto les ha traído la oportunidad de conocer otra cultura y distintos saberes”.

Deisy afirma » son muchas cosas las que se hablan. A mí me encantan las arepas. Hasta Sandra aprendió a elaborar la llamada “reina pepeada”. “No estoy de acuerdo, afirma con mucha seriedad, con aquellos colombianos que hablan lo que no es. Hay que darse la oportunidad de conocerlos porque considero es importante”, concluye.

Puedes conocer más de este emprendimiento colombiano en su cuenta en IG @between_nails_and_hair y @francabrows

Video Completo de esta historia de integración binacional en mi canal Youtube.

https://www.youtube.com/channel/UCaTf4FEWesgSpCRPvbeaDww?view_as=subscriber

Producción, Entrevista y Edición. Yasmín Velasco. Cámara: Félix Acosta.

CACTUS24 30-07-20