Anaco: Agricultor salió a cazar y descubrió una osamenta semienterrada

Un esqueleto humano, cuya data de muerte es de más de dos años y medio, fue hallada por un agricultor cuando salió a cazar a una montaña de la zona sur del estado Anzoátegui.

Ramón Caldera, según habitantes del sector Lechosal del municipio Anaco, caminaba por una pica cuando repentinamente se le cruzó un animal. Lo comenzó a perseguir hasta llegar a un lugar de escasa maleza donde, observó un cargador de teléfono celular, dos fotografías con las imágenes de dos niños y un par de botas.

Blom

 

El hombre, impresionado, seguía moviendo los pies y al mismo tiempo la mirada para ver con qué otra cosa se encontraría, pues la sorpresa con la que se topó no fue grata: un cráneo humano, la cuarta pista hallada en aquella montaña.

Caldera al trasladarse a la ciudad de Anaco le participó de inmediato a los cuerpos policiales. Éstos se trasladaron al lugar del hallazgo y pudieron confirmar la información aportada por el agricultor.

La pieza humana no estaba sola, pues se encontraba conectada con el resto del esqueleto, el cual reposaba debajo de la tierra. Fuentes policiales manifestaron que la calavera presentaba señales de un golpe contundente.

Una comisión del Cicpc Anzoátegui, subdelegación Anaco, llevó la osamenta al Servicio Nacional de Medicinas y Ciencias Forenses (Senamecf) de Barcelona el pasado martes 21 de mayo.

Para ese momento obtuvo información con los antropólogos que aseguraron que la data de muerte de la persona pasaría los dos años. Del recinto, los huesos fueron remitidos para Caracas para practicarles pruebas de ADN.

Posible identidad

Han pasado siete años desde que Vicente Maita salió de su casa a cazar para el monte y no volviera. Familiares  contaron que el señor se había despedido de su esposa y tres hijos con la esperanza de regresar con comida carne de algún animal  pero no fue así.

Desde entonces le han estado llamando a su teléfono celular y no responde. Se presume que la osamenta descubierta en el sector Lechosal pertenezca  a Maita, ya que las fotografías encontradas en ese sitio, cuyas imágenes tenían dos niños, son los hijos del desaparecido.

Hasta los momentos ninguna autoridad del Cicpc Anzoátegui, encargados de las pesquisas sobre el caso, ha confirmado la identidad. 

Cactus24 (29-05-2019)