viernes, abril 19, 2024
InicioInternacionalesDos exmonjas denunciaron abusos sexuales por parte de un sacerdote

Dos exmonjas denunciaron abusos sexuales por parte de un sacerdote

Mirjam Kovak y Gloria Branciani, dos exreligiosas y exmiembros de la Comunidad Ignacio de Loyola, han acusado públicamente de abusar de al menos 20 religiosas al sacerdote a Marko Rupnik, antiguo artista jesuita esloveno expulsado de la orden fundada por San Ignacio el año pasado y cuyo caso está siendo investigado por el Vaticano, que cuenta con un dossier de investigación que recoge denuncias de todo tipo por hechos acaecidos a lo largo de más de 30 años.

«Hoy hemos contado nuestra historia, nuestro deseo es que se reconozca la verdad, el mal que hemos sufrido, que también se nos dé visibilidad porque somos muchas, pero nos piden que guardemos silencio, que desaparezcamos de alguna manera, nos desacreditan y esto no es aceptable», ha denunciado Branciani, quien junto a Kovak ha hecho su primera aparición pública en Roma para compartir sus testimonios ante los medios de comunicación.

Ambas han sido llamadas para testificar ante la Congregación de la Doctrina de la Fe, organismo del Vaticano que se ocupa de los procesos canónicos en materia de abusos sexuales a menores y a adultos vulnerables.

La rueda de prensa ha tenido lugar cinco años después de la cumbre sobre abusos sexuales a menores convocada por el Papa en el Vaticano y ambas han comparecido acompañadas de su abogada, Laura Sgro, quien tiene experiencia legal en casos que tienen que ver con el Vaticano. Por ejemplo, ha representado a la familia de la joven Emanuela Orlandi, desaparecida en 1983 sin dejar rastro.

Braciani ha detallado los abusos que sufrió durante tres décadas y ha explicado que hay «al menos 20 religiosas» que han sufrido abusos por parte de Rupnik. También ha explicado que al conocer a Rupnik, en 1985, cuando tenía 21 años y estudiaba medicina, se sintió «desorientada» y «confusa» porque el sacerdote entró acreditado por «la autoridad de padre espiritual, confesor y también como garante del carisma de la naciente comunidad» pero acabó «deformando» su «mundo espiritual» y «relación con el Señor».

Visiblemente conmocionada, ha descrito a Rupnik como una figura de culto que «entró en mi psique» y la hacía sentir inútil a menos que cediera a sus demandas. «Fui violada en cuerpo, alma, mente y espíritu», ha confesado.

Asimismo, ha relatado cómo solían hablar de arte «mientras él pintaba» y Rupnik empezó a hacer hincapié en el contacto físico. «Me costaba imaginar que aquello era ya una estrategia para llegar a tener conmigo un tipo de relación física muy diferente, del mismo modo que no podía comprender que el abrazo después de cada confesión era una invitación a ir más allá», ha admitido.

La exreligiosa abandonó la comunidad de Loyola en 1994: «Hui por la profunda sensación de angustia que sentía, no quería seguir sintiendo el dolor y la sensación de pérdida de mi identidad».

La exreligiosa, que estuvo a punto de suicidarse por el sufrimiento causado por el jesuita, ha explicado cómo acabó posando como modelo para Rupnik: «Era ingenua e inexperta. En aquella ocasión me besó ligeramente en la boca, diciéndome que así besaba el altar donde celebraba la Eucaristía».

La investigación continúa abierta

La causa judicial de Rupnik, un artista de fama mundial cuyos mosaicos adornan los principales santuarios del mundo, sigue abierta en el Vaticano donde está acusado de haber cometido graves abusos contra mujeres.

Cactus24//23-02-2024

Abre este enlace para unirte a Telegram y Facebook

Lo más popular