lunes, mayo 27, 2024
InicioInternacionalesEEUU renueva su embajada en La Habana tras años de abandono

EEUU renueva su embajada en La Habana tras años de abandono

Cuando la embajada de Estados Unidos en La Habana reabrió en mayo pasado a los cubanos tras casi cinco años, el otrora orgulloso edificio de la década de 1950 estaba en ruinas.

Piezas de la fachada de mármol se desmoronaban en los pisos superiores, amenazando a los transeúntes. Una valla perimetral oxidada, decrépita y obsoleta, se tambaleaba con los vientos.

El huracán Irma dañó las ventanas inferiores, un puesto de guardia y el revestimiento de granito. Incluso la posición del embajador: una terraza con vista al Golfo de México se consideró insegura.

Un proyecto de renovación de 28 millones de dólares para solucionar esos problemas está ahora en marcha y es una inversión poco conocida, pero crítica en la diplomacia estadounidense en la isla, que también ha incluido un aumento del personal consular, programas para «promover los derechos humanos» y la empresa privada en el país.

«Lo importante a tener en cuenta acerca de la diplomacia es que no es solo política, es logística», dijo Benjamin Ziff, el principal diplomático estadounidense en Cuba. «Necesitas tener gente. Necesitas tener presencia. Necesitas tener un edificio».

Pero el proyecto también subraya la todavía tensa relación entre Cuba y Estados Unidos, que volvió a aflorar la semana pasada sobre un informe de medios estadounidenses de que China había alcanzado un acuerdo secreto con La Habana para establecer una base de espionaje en la isla dirigido a Estados Unidos.

Funcionarios de Estados Unidos y de Cuba inmediatamente pusieron en duda el reporte. La Habana lo negó rotundamente el jueves. Pero el Gobierno cubano también aprovechó la oportunidad para acusar a Washington de estar detrás de una manipulación destinada a justificar décadas de sanciones económicas.

El trabajo de la embajada, que comenzó en mayo de 2022 y probablemente se retrase seis meses, hasta marzo o abril de 2024, según a una fuente del Departamento de Estado, ha tropezado con la tensión y la falta de confianza entre los dos países.

Inicialmente, el Gobierno de Cuba tardó en emitir visas para trabajadores y técnicos desde el principio, dijo Ziff a Reuters, lo que provocó retrasos impredecibles en la construcción.

La cuadrilla de trabajo es de aproximadamente 12 personas, incluidos cinco cubanos que por razones de seguridad, siempre deben estar acompañados por contratistas estadounidenses, dijo a Reuters una fuente del Departamento de Estado.

Si un contratista rompió una hoja de la sierra, por ejemplo, el trabajo tuvo que detenerse, agregó Ziff.

«Tendrían que regresar a Estados Unidos para adquirir otra hoja para la sierra y entonces solicitar una nueva visa que podría tomar dos meses», señaló.

Otros desafpios, incluido el combustible con alto contenido de azufre perjudica a la maquinaria importada de Estados Unidos e incluso la escasez de suministros básicos como cemento y varillas corrugadas, inicialmente demoró el proyecto.

Algunos de esos problemas se han resuelto, dijo Ziff. El Gobierno cubano ahora ha simplificado el proceso de visa para los trabajadores.

El Departamento de Estado importó acero inoxidable de alta calidad, el tipo usado para tuberías en plantas de energía nuclear para su cercado y granito en el nuevo edificio

«Hay un entendimiento que es bueno para la relación bilateral tener una embajada segura y protegida», dijo Ziff. «Sin embargo, tratar de traer materiales (…) sigue siendo un problema».

El gobierno cubano no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre esta historia. Cuba ha insistido en la importancia de una embajada en funcionamiento y un sólido programa de visas, según los acuerdos migratorios entre ambos países, un paso necesario para frenar el éxodo de cubanos a través de rutas irregulares.

«Es una de las embajadas más importantes de nuestro país, y muchos de los cubanos lo visitamos cuando queremos viajar», dijo Alexander García, un trabajador de 22 años de una cafetería frente al embajada.

«Quiero que esté en plena forma cuando me toque visitarla», dijo sonriente.

CASTRO AMENAZÓ CON TOMAR EDIFICIO

En 1964, el exmandatario Fidel Castro amenazó en convertir el edificio en el Ministerio de la Pesca, irritado por el arresto de varios pescadores cubanos en Florida. Castro alegó que la embajada era un hervidero de espías con el objetivo de derrcar a su Gobierno.

Cuando la embajada, bajo la administración de George W. Bush, comenzó a exhibir un pantalla al estilo de Times Square con mensajes de promoción de los derechos humanos y la democracia, Castro ordenó la instalación de más de 100 banderas negras en una plaza adyacente a la embajada para obstaculizar los letreros públicos.

La embajada, construida en 1953, no siempre fue punto de discordia.

Construida en el icónico Malecón, el paseo marítimo de La Habana, diseñado por Harrison & Abramovitz, los arquitectos de la sede de Naciones Unidas en Nueva York, tenía un alto perfil y una arquitectura modernista, dijo Jane Loeffler, historiadora de arquitectura en Washington.

«Era una forma de poner a Estados Unidos en el mapa diplomático como una nación con visión de futuro y optimista, hogar del mundo, la democracia más grande, un lugar de bienvenida y una fuerza para el bien», dijo Loeffler.

Pero después de que Castro tomó el poder en Cuba en 1959, y ambos países rompieron relaciones diplomáticas, dejaron la estructura casi abandonada y convirtieron el optimismo inicial en un «sueño fallido», añadió Loeffler.

El edificio, que funcionó como la «Sección de Intereses de Estados Unidos» durante décadas, fue reabierto como embajada cuando los nexos diplomáticos fueron restaurados bajo la presidencia de Barack Obama, pero los servicios consulares se cerraron nuevamente cuando el personal estadounidense en 2017 comenzó a enfermarse con una misteriosa dolencia denominada «Síndrome de La Habana».

Investigaciones de inteligencia de Estados Unidos han determinado desde entonces que es «muy improbable» que un adversario extranjero fuera responsable de la enfermedad de su personal y una agenda más sólida ha regresado a La Habana, dijo Ziff.

«Hay mucha historia interesante aquí, y vamos a seguir haciendo una historia interesante aquí», añadió.

Cactus24 12-06-23

Abre este enlace para unirte al grupo de WhatsApp 

También estamos en Telegram y Facebook

Lo más popular