“Fray Bigotón”, el perro que se robó el corazón de miles vuelve a ser viral

Anuncios Google
El pequeño schnauzer pasaba sus días en un refugio canino en Bolivia hasta que un conjunto de religiosos decidió adoptarlo. Sus divertidas fotos disfrazado de monje lo convirtieron en furor en las redes.

En declaraciones a ACI Prensa, el hermano Jorge Fernández, religioso franciscano que sirve en el Convento San Francisco en la Arquidiócesis de Cochabamba (Bolivia), relató la historia de Fray Bigotón, un perro de raza schnauzer que se hizo viral en redes sociales al difundirse unas fotografías en las que el can posa con un hábito marrón.

Blom

 

Fray Fernández es un diácono de transición que sirve como vicemaestro de los hermanos en el convento, “casa madre de los franciscanos en Bolivia”, y será ordenado sacerdote para la Diócesis de La Paz en mayo de este año. Además, es uno de los religiosos que cuidan de Fray Carmelito o Carmelo, nombre real del pequeño can.

El religioso narró que el perro llegó en diciembre de 2016, con tan solo un mes y medio de edad, traído por el P. Kasper Kapron, un sacerdote polaco que es el superior del convento y profesor de teología.

Este cachorro fue adoptado por estos monjes franciscanos y vive con ellos en su comunidad, se convirtió en ‘Fray Bigotes’”, colocó en el tuit que alcanzó más de 97 mil me gusta.

(Foto: Twitter)

Las reacciones por parte de los internautas no se hicieron esperar y varios de ellos lanzaron todo tipo de comentarios alentadores hacia el perro.

“Y yo pensando que era un Jedi”. “El verdadero movimiento franciscano”. “Venga mijo, vamos, entregarle sus corazón al Señor Todopoderoso”. “Quiero ser ese perro”, fueron algunas de las menciones que aparecieron en redes sociales.

Aunque el pequeño schnauzer es conocido como Fray Bigotes su nombre real es Fray Carmelo y previo a vivir con los religiosos, pasaba sus días en un refugio canino en Bolivia después de que lo encontraran en las calles, vagando sin un rumbo cierto.

Fue así que un grupo de frailes procedente del convento de San Francisco, en Cochabamba, estaba a la búsqueda de un cachorro que irradiara de alegría los pasillos y, de pronto se encontraron con Carmelo.

Cactus24//04-07-2022

Anuncios Google