Punto Fijo: Padres reconocen que han “sinvergüenzado” a sus hijos en hacerles las tareas escolares en pandemia

Anuncios Google
Actualmente es muy frecuente que los padres estén muy implicados en las tareas y el estudio de sus hijos. Pero una cosa es el nivel de apoyo que puedan proporcionar y otra cosa distinta es que sean ellos quienes carguen con el peso de las tareas de los hijos.

Desde el punto de vista del desarrollo evolutivo y la teoría del aprendizaje, un apoyo  excesivo  es totalmente contraproducente debido a que impide que se produzca en el niño o adolescente un desarrollo adecuado de estrategias de adaptación, de resolución de problemas, de esfuerzo y constancia  para un progreso académico adecuado.

Blom

 

En este sentido, Cactus24 consultó algunos padres quienes tienen hijos en la etapa secundaria y media general de la educación venezolana, confesando que de una manera u otra han “sinvergüenzado” a sus hijos a la hora de hacer las actividades escolares en el hogar. Reiterando que en esta época de pandemia “volvieron a estudiar”.

“Le hago algunas actividades a mi hijo para que no repruebe el año escolar”, así reconoció una madre quien tiene un hijo estudiante el último año de bachillerato en el L.N “Alejandro Petión” de Punta Cardón.

Según la psicóloga y orientadora escolar, Barcelona Ruiz, es una manera de “disfrazar la vagancia”, justificando la “apatía y la flojera del niño o del adolescente con algún tipo trastorno. Hay muchos niños y jóvenes que son incapaces de esforzarse en hacer los deberes o en estudiar porque son vagos, y eso es inmadurez, no un trastorno mental, y a veces se intenta disfrazar esa vagancia como intolerancia a la frustración o intolerancia al estrés, cuando lo que tienen es falta de autonomía”, comentó.

“Tengo que hacérselo todo, porque luego me repite, ese muchacho se puso flojo durante la pandemia”, así argumentó otra madre, quien además indicó de ser licenciada en Educación, una profesión que no llegó a ejercer por dedicarse a la crianza de sus dos hijos y al hogar.

Referente a ello, Ruiz reitera que el “déjalo, yo te lo hago” con “tal de que estudien” no permite al niño o adolescente madurar, pues no asumen sus responsabilidades ni aprenden a ser autónomos.

Otro padre manifestó que el día de la graduación de bachillerato de su hijo, que estudia 5to año, subirá al estrado también a recoger el título porque “también estudié con y por él”.

Esta revelación para la psicóloga consultada por Cactus24, es una de las actitudes de los progenitores “controladores y de proyección personal”, explica que le ha restado totalmente responsabilidades y autonomía al menor en sus obligaciones. Pues ya el adolescente o el niño sabe que papá o mamá estudiará por él, creando en el menor la “flojera y pereza mental e intelectual, se debe evitar este riesgo debido a la dependencia a terceros”, precisó Ruiz.  

Lo que ven y oyen los profesores

“No me lo dijeron, ni lo escuché, lo vi con mis propios ojos a madres haciéndoles las actividades de los muchachos en las afueras o plazoleta de la institución”, aseguró una docente quien imparte materias de ciencias sociales en una institución pública de Punto Fijo.

La docente indicó que la mayoría de los padres y representantes son quienes verdaderamente hacen la tarea de los estudiantes: “Como profesor conoce cuál es el rendimiento del estudiante a la hora de realizar una actividad”, explicó.

Otro profesor señaló que a la hora de entregar las calificaciones de los trabajos escolares y la nota no es la esperada, los padres se “echan el agua”, pues luego del reclamo y un argumento vago terminan confesando: “Si lo hice como usted dijo en el grupo de WhatsApp”.

También han revelado que hay padres y madres que pasan toda la noche en vela haciéndoles las actividades de sus hijos para ser entregadas al siguiente día «eso no está bien, el deber de un padre o una madre es ser controlador o supervisor de sus hijos para que cumplan con sus compromisos académicos, el estudio es su única responsabilidad», indicaron.

Los docentes consultados también manifestaron en lo que va en pandemia se ha evidenciado elaboración de actividades y trabajos escolares por terceras personas como matemáticas, física, química, biología y castellano, son las asignaturas que «no son realizadas por los estudiantes, ni siquiera por los padres». Pues se han confirmado que padres y representantes pagan a estas personas para su realización, y así el estudiante pueda aprobar la materia y pasar el año escolar.

Referencial

Cactus24 (19-05-2021)

Anuncios Google