Yesimar, la mujer que desmembró a su esposo lo drogó para dominarlo el día del crimen

Heberlizeth González

El asesinato de Juan Carlos Blanco parecía estar “bien” planificado. Su esposa, Yesimar, ya había analizado cada detalle de cómo cometería el suceso que la convertiría en la mujer más despreciable de La Pocaterra, en Tocuyito. Su vida habría estado marcada por la violencia.

El 16 de mayo Yesimar, muy cordial, preparó café para Juan Carlos y un amigo que los visitaba. El del esposo estaba amargo, él mismo lo dijo, pero aun así se lo tomó. Al fondo de la taza estaba disuelta una pastilla que usó para drogarlo y llevar ventaja en su plan homicida.

Juan Carlos, de contextura gruesa, quedó dormido poco después y vino el ataque: con un objeto contundente lo golpeó en la cabeza y lo mató inmediatamente. Llevó el cuerpo al baño y comenzó a desmembrar las piernas que, hasta ahora, no han sido ubicadas por los funcionarios del Eje de Investigaciones de Homicidios del Cicpc, base La Florida, quienes mantienen activas las averiguaciones. Luego lo metió en un bolso y lo arrojó en el río La Arenosa.

Muchos miembros de la comunidad conocían que Juan Carlos tenía una relación fuera del matrimonio. Los curiosos confirmaron la hipótesis una tarde cuando Yesimar protagonizó una pelea con otra mujer en plena avenida de servicio de Tocuyito. La brutal golpiza que le dio a quien, supuestamente, era su rival quedó registrada a través de un video de las cámaras de seguridad de un local cerca de donde ocurrió la alteración del orden público. Nadie se metió para evitar la confrontación. Los espectadores miraban como si se tratara de la palea del siglo.

Yesimar, al parecer, estaba cansada de los engaños de su esposo que la llevaron a cometer uno de los peores crímenes cometidos en Carabobo en los últimos años. Este jueves fue privada de libertad por los delitos de homicidio calificado agravado con premeditación y alevosía y aumento del mal hecho.

Sus días transcurrirán tras las rejas, mientras las pesquisas continúan trabajando en el caso.

Cactus24 (24/05/2018).

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.