WhatsApp detectó falla que permitía a hackers espiar conversaciones

WhatsApp detectó una vulnerabilidad que le permitía a los hackers infectar los teléfonos celulares con un programa espía tan sólo con una llamada perdida.

Blom

 

El atacante informático infectó a un número desconocido de personas con el malware, informó la subsidiaria de Facebook, que dice haberlo descubierto a principios de mayo.

Un portavoz, que se negó a dar su nombre, dijo que no sería exagerado decir que hay docenas de infectados. Además, señaló que el ataque tenía todas las características de una compañía privada conocida por trabajar con gobiernos para infectar teléfonos.

WhatsApp aseguró que al conocer que se habían producido los ataques avisó a organizaciones de derechos humanos (que se encontraban entre las víctimas del espionaje), a empresas de ciberseguridad y al Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Sin embargo, la compañía dijo que se corrigió el problema rápidamente y emitió un parche.

Asimismo, indicó que en estos momentos aún no puede precisar cuántas personas fueron afectadas, pero aseguró que las víctimas fueron elegidas «de forma específica», de manera que en principio no se trataría de un ataque a gran escala.

Para lograr su objetivo los hackers llevaban a cabo una llamada a través de WhatsApp al teléfono a cuyos datos deseaban acceder e, incluso en el caso de que la persona receptora no respondiese a la llamada, un programa de «spyware» se instalaba en los dispositivos.

En muchos casos la llamada desaparecía posteriormente del historial del aparato, de manera que, si no había visto la llamada entrar en su momento, el usuario afectado no llegaría a sospechar nada.

Este programa espía tuvo capacidad para infectar a teléfonos con sistema operativo de Apple (iOS) o de Google (Android).

Es por ello que e instó a los 1.500 millones de usuarios que tiene en todo el mundo a «actualizar la aplicación a su última versión», y a mantener al día su sistema operativo como medida de «protección».