Venezuela investiga presunta complicidad de funcionarios de las embajadas en magnicidio frustrado

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, informó que seguirá investigando con objetividad los hechos ocurridos el 4 de agosto de 2018, para corroborar si funcionarios de las embajadas de Colombia, Chile y México, prestaron o habrían estado dispuestos a prestar colaboración a ciudadanos venezolanos que participaron en el magnicidio en grado de frustración del pasado 4 de agosto. La cancillería venezolana emitió un comunicado fijando posición: 1. Los testimonios presentados por el Ministro Jorge Rodríguez son el resultado de una rigurosa investigación y fueron realizados por varios de los detenidos implicados en el magnicidio en grado de frustración perpetrado el pasado 4 de agosto de 2018. 2. Llama la atención el tono y argumentos empleados por los gobiernos de Colombia, Chile y México, que en lugar de aclarar las circunstancias que han denunciado los terroristas confesos, al involucrar a agentes diplomáticos de sus respectivos países con sus planes de fuga, tienden por el contrario a victimizarse y a responder con expresiones destempladas, fuera de toda mesura diplomática. 3. El Gobierno Bolivariano de Venezuela esperaba la coherente y transparente colaboración internacional de dichos países a fin de conducir las necesarias investigaciones de sus instituciones sobre las evidencias recogidas de estos testimonios, con el objeto de aclarar los hechos. 4. La reacción de negación a priori observada por los Gobiernos de Colombia, Chile y México pareciera más bien una huida hacia adelante, cuyo análisis elemental lleva a prefigurar total desinterés hacia cualquier investigación objetiva con el propósito de ocultar vínculos y responsabilidades. 5. Reacciones apresuradas como las de los gobiernos de Chile y México, sin lugar a dudas se prestan para que la extrema derecha venezolana, capaz de poner en riesgo la paz nacional a través de la planificación y ejecución de actos terroristas, se sienta amparada y protegida por gobiernos de la región para seguir transitando el camino de la violencia y la muerte. 6. El Gobierno Bolivariano de Venezuela seguirá investigando con objetividad los muy graves hechos ocurridos el 4 de agosto de 2018, y seguirá presentando a la opinión pública nacional e internacional los resultados definitivos que ella arroje.
El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, informó que seguirá investigando con objetividad los hechos ocurridos el 4 de agosto de 2018,  para corroborar si funcionarios de las embajadas de Colombia, Chile y México, prestaron o habrían estado dispuestos a prestar colaboración a ciudadanos venezolanos que participaron en el magnicidio en grado de frustración del pasado 4 de agosto.

La cancillería venezolana emitió un comunicado fijando posición:

  1. Los testimonios presentados por el Ministro Jorge Rodríguez son el resultado de una rigurosa investigación y fueron realizados por varios de los detenidos implicados en el magnicidio en grado de frustración perpetrado el pasado 4 de agosto de 2018.
  2. Llama la atención el tono y argumentos empleados por los gobiernos de Colombia, Chile y México, que en lugar de aclarar las circunstancias que han denunciado los terroristas confesos, al involucrar a agentes diplomáticos de sus respectivos países con sus planes de fuga, tienden por el contrario a victimizarse y a responder con expresiones destempladas, fuera de toda mesura diplomática.
  3. El Gobierno Bolivariano de Venezuela esperaba la coherente y transparente colaboración internacional de dichos países a fin de conducir las necesarias investigaciones de sus instituciones sobre las evidencias recogidas de estos testimonios, con el objeto de aclarar los hechos.
  4. La reacción de negación a priori observada por los Gobiernos de Colombia, Chile y México pareciera más bien una huida hacia adelante, cuyo análisis elemental lleva a prefigurar total desinterés hacia cualquier investigación objetiva con el propósito de ocultar vínculos y responsabilidades.
  5. Reacciones apresuradas como las de los gobiernos de Chile y México, sin lugar a dudas se prestan para que la extrema derecha venezolana, capaz de poner en riesgo la paz nacional a través de la planificación y ejecución de actos terroristas, se sienta amparada y protegida por gobiernos de la región para seguir transitando el camino de la violencia y la muerte.
  6. El Gobierno Bolivariano de Venezuela seguirá investigando con objetividad los muy graves hechos ocurridos el 4 de agosto de 2018, y seguirá presentando a la opinión pública nacional e internacional los resultados definitivos que ella arroje.

cactus24 24-09-18

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.