Unidad

cinmirada

Para nadie es un secreto que hay aspectos de nuestra sociedad donde terceros y propios se han encargado de crear espacios y distinciones, solo por pensar diferente unos con otros.

No existe nada que cree brechas tan grandes entre un ser humano como creer que alguien está equivocado porque no tenga el mismo pensar y la misma interpretación del mundo que yo tengo, cada ser, es un observador diferente, y su realidad solo depende de su interpretación, nada más. Entonces, para qué seguir desgastando energías en desunir y mantener brechas equidistantes entre compatriotas, ¿por qué en lugar de eso, nosotros como sociedad y ciudadanos que convivimos en esta patria hermosa, no comenzamos a buscar esos puntos de encuentro?, eso que nos hace dejar de lado lo que nos separa, y unirnos en lo que nos encuentra, como la MÚSICA (quien no se emociona cuando un venezolano es reconocido por su talento internacionalmente, como cuando Dudamel se presentó en el SuperBowl), el ARTE (quien no se ha tomado una foto en una obra de Cruz Diez), el DEPORTE (se resume en un color Vinotinto), en fin, nuestras tradiciones, nuestra idiosincrasia, son puntos que nos encuentran, que nos unen, que tienden puentes, vamos a reforzarlos, si nos esforzamos por bajarle dos a eso que nos separa, para subirle a eso que nos une, podremos escucharnos y UNIDOS hacer la diferencia.

Todos somos necesarios, no hay verdad absoluta, ni razón de un solo lado, todos somos responsables y en las manos de cada uno de nosotros está la transformación que esta patria demanda.

 Pero es importante entender, que no está fuera, tengo la firme convicción que dentro de cada uno de nosotros existe una fuerza poderosísima de hacer que sucedan cosas, solo es cuestión de orientar la brújula y re direccionar nuestros esfuerzos en unir, construir, crear.

En la medida que cada uno de nosotros se transforme a sí mismo en una mejor versión del ser humano que es, estaremos sumando masa crítica para formar un colectivo despierto y merecedor de transformaciones sustanciales que conlleven a nuestro bienestar social.

Pareciera que se nos pone cuesta arriba la cosa, es verdad, pero si abrimos bien nuestros sentidos y sentires, nos daremos cuenta que estamos frente al proyecto social de nuestras vidas, porque, aunque algunos hablen de estar a las puertas de un cambio, la verdad es que estamos construyendo nuestra verdadera TRANSFORMACIÓN SOCIAL, esa en donde asumimos el control, no sobre los demás, sino sobre nuestras propias acciones.

Vivimos en un país hermoso y con múltiples oportunidades para potenciarlo, es un país que está a la espera de que nosotros, sus ciudadanos, hagamos nuestra parte y dejemos de esperar que venga “alguien” a hacerlo por nosotros.¡Despertar es un compromiso colectivo de aplicación individual!

 cactus24 (25-11-16)

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.
COMPARTIR