¡Una victoria históricamente condenable! Por Douglas Játem

En Venezuela hemos vivido casi 21 años necesitando cambiar la situación del país para recuperar la vigencia de nuestros derechos humanos. Por su parte, la humanidad ha vivido unos 70 años tratando que los derechos humanos, la democracia, la libertad y otros principios esenciales, resplandezcan en el mundo. Los países democráticos deben decidirse a actuar con respeto total a los principios y valores esenciales del ser humano en todos los pueblos del mundo, lo cual debe conllevar a conformar un bloque sólido de defensa de éstos.

Estos principios y valores deben definirse y establecerse de forma que sean aceptados por todos los pueblos, dado que se conocen las diferencias al respecto entre países y regiones del mundo, las cuales hacen muy difícil y muy compleja esta definición “unánime”. Varias veces anteriores se ha hecho referencia a las diferencias legítimas entre las diversas religiones y civilizaciones de la humanidad, cristiana, budista, confuciana, musulmana, incluyendo la variación de éstas a lo largo del tiempo.

Blom

 

Desde el fin de la II Guerra Mundial la humanidad ha tratado de satisfacer esta aspiración tan determinante, destacándose la creación de la Organización de las Naciones Unidas. Sin embargo, este proceso no se ha concluido, en buena medida porque el postulado de la soberanía nacional, bien entendido o manipulado, ha prevalecido sobre los requerimientos de los fines fundamentales del ser humano.

Un ejemplo de esto es el funcionamiento del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en el cual el voto uno de sus cinco países integrantes, tiene el poder de impedir cualquier acción que el resto de las naciones del mundo considere necesaria a los fines del mejor desenvolvimiento del mundo.

Otro ejemplo es el hecho de que 105 gobiernos del mundo le confieren un asiento en el Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas al gobierno antidemocrático de Venezuela, al cual la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos le  había exigido, poco tiempo antes, que respetara los derechos humanos del pueblo de Venezuela.

Esta votación condenable desde cualquier punto de vista, significa que los países que lo hicieron no valoran a las Naciones Unidas, ni a los valores que supuestamente la fundamentan; que defienden los comportamientos ilegítimos y criminales, en fin que  constituye una especie de autogolpe que los países se dieron a si mismos como colectividad mundial.

Se ha visto que tanto a nivel de países en particular, como del orden internacional, el juego de intereses puede llevar a decisiones contrarias a los fines nobles del ser humano, como en el caso referido, y en consecuencia anular el papel de las instituciones.

Sin embargo, la complejidad del asunto no debe llegar hasta el extremo de que la soberanía de una nación impida que la humanidad respete y preserve sus derechos, y tampoco que una decisión incorrecta de orden internacional le impida a una nación preservar sus derechos.

Los gobiernos democráticos deben realizar el combate necesario a los gobiernos antidemocráticos , a las dictaduras, a los gobiernos que defienden los comportamientos ilegítimos y criminales de estos regímenes, pretendiendo justificar eso en el maniqueísmo nacionalista, en la manipulación de un antiimperialismo que, con relación a la estructuración colonialista que lo caracterizó hasta fines de la Segunda Guerra Mundial,  se puede decir que ya no existe, o en cualquier argumentación contraria a los principios irrenunciables del ser humano.

La realidad es que el referido juego de intereses debe finalizar, tanto en el orden interno, como internacional. La humanidad necesita el bloque sólido de defensa de los derechos y de castigo a su violación, lo cual hace imprescindible cambiar la Organización de las Naciones Unidas a fin de que cumpla con su misión, o eliminarla para crear otra que si lo haga. Quizás la terminación del juego de intereses signifique la renuncia de Michelle Bachelet.

Artículo de Douglas Játem Villa

CACTUS24 19-10-19