Un hombre explotó su casa y se suicidó el día de la boda de su hija

Los servicios de emergencia del suburbio de Edgewood, en Pensilvania, atendieron este sábado una explosión que destruyó una vivienda hasta los cimientos. El incidente  habría sido provocado de forma intencionada por el dueño del inmueble, según apuntan las primeras investigaciones.

Blom

 

«Parece que [el propietario] desconectó el conducto del gas en el sótano de la casa. Y no necesitó más que un chispazo para hacer explotar la vivienda», explicó el jefe de policía de Edgewood, Robert Payne, a la cadena de televisión KDKA 2.

Las autoridades confirmaron que investigan un caso de suicidio. Según explicaron, el resto de la familia no se encontraba en la casa porque había asistido a una boda.

«Por lo que sé, su familia tenía una boda hoy, y la mayoría de ellos estaban fuera de la casa, pero tenemos testigos que vieron al hombre en el exterior del inmueble, justo antes de la explosión», indicó el jefe de policía.

Los equipos de emergencia localizaron el cadáver del hombre seis horas después de llegar a la escena del siniestro. Aunque su identidad no fue revelada, medios locales informaron que la persona que se casaba ese día era su hija. Algunos vecinos relataron cómo vivieron los minutos posteriores al estruendo, destaca Infobae.

«Sonó como una bomba, así fue como se oyó», contó la vecina Rochelle Levine a la cadena KDKA 2.

«La casa colapsó en una única explosión con un gran estallido», narró en declaraciones a Pittsburgh Post-Gazette Dann Laurdermilch, una vecina de 35 años. «Se incendió muy rápido. Pensé que tardaría más en arder, pero fue cuestión de un minuto y medio. Una locura».

Otra residente, Donna Antolovich, explicó que sintió cómo su casa se sacudió.

«Salimos para ver qué estaba pasando, y la casa estaba en llamas, todavía en pie, pero en llamas. Tres o cinco minutos antes de que explotara, el dueño estaba de pie frente a la vivienda. Después de eso, nadie pudo encontrarlo», explicó al diario local otra residente, Donna Antolovich.