Tailandia niega explotación y maltrato de monos cosechadores de coco

Los monos cosechadores de cocos, una antigua atracción turística de Tailandia, se han convertido en un problema comercial desde que activistas británicos dicen que los animales sufren abusos y exigen aplicar un boicot a los cocos y productos derivados.

El ministro tailandés de Comercio, Jurin Laksanawisit, rechazó las denuncias de la organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) y declaró que la cosecha de cocos por los macacos no es una parte importante de esa industria. Dijo que los animales son más que nada una atracción turística y no se les hace daño.

Blom

 

“No es lo mismo la cosecha del coco con monos debido a la tradición o el turismo y la cosecha del coco en escala industrial”, dijo. “No es rentable usar monos a nivel industrial. Tienen herramientas y métodos para cosechar cocos que son eficientes y más rentables”.

Jurin dijo el lunes que la campaña de PETA afectaba las ventas en Gran Bretaña y otros países europeos.

Tailandia exportó leche de coco por valor de 395 millones de dólares en total y 71 millones de dólares a la Unión Europea y Gran Bretaña, según el gobierno.

PETA dijo que una investigación clandestina en ocho plantaciones tailandesas descubrió que se obliga a los monos a cosechar hasta 1.000 cocos por día y se los trata con crueldad. La organización indicó que ante su campaña, varias grandes cadenas minoristas han retirado productos de empresas a las que se acusa de usar cocos tailandeses cosechados por monos.

Cactus24/07-07-2020