Suspenden pena de muerte a mujer que asesinó a una embarazada y le robó el bebé

Un juez federal estadounidense suspendió la ejecución prevista para este martes de Lisa Montgomery, la única mujer en el corredor de la muerte, a la espera de que se celebre una audiencia de competencia sobre el caso.

Según informa la CNN, el juez James Hanlon ordenó la suspensión con el objetivo de que pueda tener lugar esa audiencia, para la que todavía no se fijó fecha.

Blom

 

“El estado mental actual de la sra. Montgomery está tan separado de la realidad que no puede comprender racionalmente el motivo del gobierno para ejecutarla”, escribió el juez James Hanlon.

Montgomery, de 52 años, habría sido la primera reclusa federal en ser ejecutada en casi 70 años, si su ejecución se hubiera llevado a cabo según lo programado este 12 de enero, por el asesinato de Bobbie Jo Stinnett, de 23 años, cuando esta estaba embarazada de ocho meses.

En diciembre de 2004, Montgomery, entonces de 36 años, la estranguló para después sacar al bebé de su útero y secuestrarlo. La madre murió desangrada.

Sus abogados acogieron con satisfacción el fallo. Tanto ellos como activistas opositores a la pena de muerte argumentan que la mujer es una enferma mental víctima de abuso, la cual merece misericordia. Pero muchos otros piensan lo contrario.

Para Diane Mattingly, hay un momento de su infancia por el que siente una enorme gratitud, pero también culpa.

Atribuye ese momento a su vida “bastante normal” en una tranquila casa en 3,2 hectáreas, una relación amorosa con sus hijos, y casi dos décadas en un trabajo en Kentucky, en el centro de EE.UU.

Lisa Montgomery y su media hermana Diane Mattingly. (LISA MONTGOMERY ATTORNEYS / CBS).Lisa Montgomery y su media hermana Diane Mattingly.

Al mismo tiempo, se culpa por el destino de su media hermana menor, Lisa Montgomery.

Mattingly y Montgomery vivieron juntas hasta los 8 y 4 años de edad, respectivamente. Estaban en una casa aterradora, cuenta Mattingly, donde el abuso físico, psicológico y sexual era una rutina por parte de Judy Shaughnessy, la madre de Montgomery, y sus novios.

El padre biológico de las niñas dejó la casa y, después de un tiempo, Mattingly fue trasladado a un hogar de acogida. Montgomery se quedó con su madre.

A fines de diciembre, los abogados de la mujer presentaron una petición al presidente que argumenta que después de una vida de abuso, de tortura, ella está demasiado enferma mentalmente como para ser ejecutada, que merece misericordia.

Sin embargo, en la pequeña ciudad de Skidmore, Missouri, donde se cometió el crimen, hay poca simpatía por ella. Muchos creen que los momentos finales de Bobbie Jo Stinnett fueron tan horribles que la sentencia de muerte está justificada.

Cactus24/12-01-2021