Secuestro de unidad colectiva dejó un delincuente abatido y dos detenidos

La habilidad del conductor de una unidad de transporte público alertó a una comisión de la Policía de Carabobo que patrullaba en la vía hacia Central Tacaragua: un cambio de luces hacía pensar que dentro de la camioneta “algo” andaba mal. La intuición de los funcionarios los llevó a perseguir al colectivo y la actuación de cuatro delincuentes que iban en el interior cometiendo un asalto no se hizo esperar. Abrieron fuego en contra de los uniformados y así comenzó la semana para varias personas que se dirigían hacia sus trabajos y que fueron interrumpidos por los maleantes. 
Eran cerca de las 5:00 de la mañana cuando Teresa y José (Nombres falsos para resguardar las identidades) abordaron un colectivo con destino hacia Puente Bárbula, para comenzar su jornada de trabajo vendiendo empanadas y café en las colas que se forman para comprar alimentos a precio regulado en un establecimiento en Naguanagua. Apenas cuando salían del Big Low Center de Valencia, cuatro sujetos, dos en la parte de adelante y dos en la parte de atrás, anunciaron que se trataba de un asalto. El bus iba repleto de pasajeros.
José no olvidará las caras de los asaltantes. Dice que dos tendrían no más de 16 años. Portaban dos revólver y dos cuchillos para someter a los pasajeros. La orden de los delincuentes fue clara: “Si conseguimos algún celular escondido entre los asientos les damos un tiro”, relató José, así que optó por guardarlo junto a las empanadas que llevaba. Cuando les ordenaron que se desnudaran pasó la policía y se inició la persecución que terminó en el sector Majagual.
Los funcionarios disparaban directo a los cauchos traseros. El colectivo se encunetó a un lado de la vía y continuó el enfrentamiento, donde cayó un hombre que aun no ha sido identificado por las autoridades. La patrulla recibió varios impactos de bala y dos supervisores de la policía resultaron levemente lesionados por las esquirlas. Al igual que una pasajera.
Dos de los antisociales lograron ser capturados, mientras un cuarto hombre se dio a la fuga. José regresó a su casa con las mismas empanadas, pero con mejor suerte que su esposa porque, al menos, no le robaron su celular.
Cactus24 (01/10/2018).
ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.