Raonic se planta en la final de Wimbledon tras despachar a Roger Federer

Milos Raonic se impuso luego de una dura lucha ante Roger Federer con parciales de 6-3, 6-7,4-6,7-5 y 6-3 para meterse en su primera final de Grand Slam y también de Wimbledon, de su carrera. El torneo inglés ya tiene su primer finalista.

Blom

 

El canadiense estuvo imponente con el saque, con el que pudo dominar a Federer con contundencia, aunque tuvo que sudar tres horas y 25 minutos para poder hacerlo. La velocidad del saque de Raonic alcanzó los 232 km/h; gracias a su potencia, a la que se unieron buenas devoluciones en el último set, pudo llevarse el partido.

Pegar primero y dominio de Federer

Raonic picó adelante debido a su saque, de hecho Federer solo pudo quebrar en una sola oportunidad. El servicio del canadiense fue su mejor arma y en primer set no tuvo problemas, logrando romper el saque del suizo para imponerse 6-3.

El segundo set fue épico, en todos los sentidos. Ninguno reculó, ni mucho menos dio su brazo a torcer. Al final, se tuvo que decidir en “tie-break” y por dos errores Federer conquistó el set. En tercero el suizo pudo quebrar y gracias a eso se metió el set en el bolsillo.

Punto de inflexión y victoria

Federer lucía imparable con su slice y su volea y parecía que el cuartó set sería el último, pero Raonic tendría la última palabra. El tenista de 25 años, sacó su calidad en las devoluciones, logrando salvarse de cada una de las oportunidades que tuvo Federer para irse arriba y cuando parecía que todo se decidiría nuevamente en el “tie-break”, el suizo perdería una ventaja de 40-0 y tras una pequeña batalla el canadiense se impuso para quebrar y con eso ganar el set por 7-5.

El quinto y último set fue una réplica del primero, con el añadido de la caída de Federer que reflejó el sentir del suizo en el partido. Finalmente con un 6-3 Raonic sentenciaba el choque y colocaba su nombre en la gran final de Wimbledon.

Meridiano (08/07/2016)