Población mundial podría alcanzar los 8.800 millones de habitantes en el año 2100

El estudio de la revista Lancet publicado el miércoles, que prevé una reducción de la población mundial antes de 2100, describe una situación muy contrastada entre algunos países: la población de China se reduciría a la mitad mientras la de Nigeria se multiplicaría por cuatro.

Blom

 

La población mundial disminuirá en la segunda mitad del siglo XXI y la cifra caerá hasta los 8.800 millones en el año 2100, es decir, 2.000 millones de personas menos que las proyectadas por la ONU, tal y como reveló un estudio publicado este 15 de julio por la revista científica The Lancet.
 
Estas son “buenas noticias para el medio ambiente (menos presión sobre los sistemas de producción de alimentos y menos emisiones de CO2)”. Así lo dijo a AFP, Christopher Murray, director del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME), en Seattle, y autor del estudio.
 
Pero “la inversión de la pirámide de edad tendrá consecuencias profundas y negativas en la economía, la organización de las familias, las comunidades y las sociedades”, enfatiza Murray. Incluso, si estas proyecciones no están “grabadas en piedra”, los cambios en las políticas podrían modificar las trayectorias de los países.
 

La reducción de la tasa de fertilidad

Según el último informe de la ONU sobre la población mundial, el planeta Tierra debería tener 9.700 millones de habitantes en 2050 y 10.900 millones en 2100, frente a 7.700 millones en la actualidad. Pero el nuevo estudio publicado por The Lancet cuestiona este crecimiento continuo a lo largo del siglo XXI.

Investigadores del IHME, organización financiada por la fundación Bill y Melinda Gates y que es referencia para los estudios globales en salud pública, predicen un pico en el año 2064 en el que la población mundial llegaría a 9.700 millones de personas, antes de disminuir a 8.800 millones en 80 años.

Esta disminución estará, en gran medida, vinculada al desarrollo de la educación de las niñas y el acceso a la anticoncepción, lo que reducirá la tasa de fertilidad a 1,66 niños por cada mujer en 2100, en comparación con 2,37 en la actualidad, según el citado estudio. Esto representa una caída de la fertilidad mucho más rápida de la que predice la ONU. En 183 países, de los 195 estudiados, esta tasa se reduciría en a menos de 2,1 hijos por mujer.

La redistribución de tarjetas

Las tendencias demográficas, que también incluyen la mortalidad y la migración, variarán de acuerdo a la región y el país, según los investigadores del informe. El grupo de trabajo anticipa una posible redistribución de los mapas económicos y geopolíticos, incluso si el poder de un Estado no se reduce necesariamente al tamaño de su población.

Por lo tanto, China podría perder casi la mitad de sus habitantes (1.400 millones en la actualidad y, posiblemente, 730 millones en 2100), con una disminución en el número de personas en edad para trabajar que “obstaculizará” su crecimiento económico.

Estados Unidos, que pronto perderá su lugar como la economía líder mundial, podría superar a China para el final del siglo, si la migración continúa compensando la disminución de la fertilidad. 

El informe asegura, además, que Asia y Europa perderán habitantes. Ambos continentes concentran una gran parte de los 23 países que reducirían su población al menos a la mitad: Japón (128 a 60 millones), Tailandia (71 a 35 millones), España (46 a 23 millones), Italia (61 a 31 millones), Portugal (11 a 4,5 millones), Corea del Sur (53 a 27 millones). Algunos países como Francia se escapan de esta clasificación (65 a 67 millones).

Nigeria, el motor de África

Al contrario de Asia y Europa, África subsahariana podría triplicar su población (de uno a tres mil millones), con un impulso particular de países como Nigeria (206 a 790 millones de habitantes), lo que la convertiría en 2100 en la segunda nación más poblada del mundo, después de India.

“Realmente será un mundo nuevo, un mundo para el que deberíamos prepararnos hoy”, dijo el editor de The Lancet, Richard Horton.

En este mundo, donde la población en edad laboral habría disminuido, pero donde los mayores de 80 años serían seis veces más numerosos (141 a 866 millones), se vuelve necesario “reevaluar la estructura actual de los sistemas de asistencia social y los servicios de salud”, como insiste Murray.

Los Derechos de las Mujeres

“La respuesta a esta disminución de la población mundial probablemente se convierta en una de las principales preocupaciones políticas en muchos países”, dijo en un comunicado el investigador Stein Emil Vollset. Y agregó que “esto no debe comprometer los esfuerzos para mejorar la salud reproductiva de las mujeres o el avance de sus derechos”.

Para cambiar la trayectoria demográfica, los investigadores invocan “políticas sociales” para ayudar a las mujeres a trabajar mientras tienen la cantidad de hijos que desean, pero también “políticas de migración liberales”. “Creemos que más adelante en este siglo, los países que necesitan trabajadores migrantes tendrán que competir para atraer a estas personas”, que deberían provenir principalmente de África subsahariana y el mundo árabe, concluye Murray. 

Cactus24/16-07-2020