Pedaleadas por bocados: una iniciativa de ayuda al prójimo en tiempos de pandemia y escasez de combustible

Estos días de cuarentena han cambiado las vidas de muchos alrededor del mundo. Félix es uno de ellos. Desde hace unos 15 días su rutina cambió, aunque la taza de café por las mañana sigue siendo una costumbre: Toma su teléfono para revisar a dónde deben ir a buscar los almuerzos para entregarles a los niños recluidos en el Hospital Central de Valencia tras pedalear unos 10, a veces más, kilómetros con tal de llevar un bocado a los más necesitados, sobre todo en tiempos de pandemia.

Hace tiempo Félix diseñó un remolque para su bicicleta, pero justo ahora fue más necesario que nunca, pues allí monta los almuerzos y se enrumba al hospital, venciendo, además, la barrera que impone la escasez de gasolina y que, en principio, era un impedimento para trasladar la comida para los niños.

Blom

 

La tarea empieza desde cada granito de arena que van sumando venezolanos en el exterior, microempresarios y ciudadano común a través de donaciones para que fundaciones en Venezuela como @cadena_de_favores_vzla, @darmasquerecibir, @panchito_mandefua, @sumandocorazonesvzla, @dejandosonrisas, @MariaGabrielaAbreu2019, @Deisisosa_inomibiliaria, @freyitodeesperanza, @cachitosdesperanza.vzla  @ciclistasurbanoscarabobo y @ayudandoandovenezuela hagan obras con sus manos: Cada organización tiene asignado un día para preparar la comida a los niños. En ese momento entra el trabajo Félix y sus acompañantes de distintos grupos de ciclistas en Carabobo. Por su parte, se organizan y dividen en tríos para recolectar los alimentos en distintos puntos de la ciudad y llevarlos a pediatría.

Sin embargo, los ciclistas no son los únicos que colaboran en esta labor, también los han hecho grupos de rescatistas voluntarios, Protección Civil y un motorizado de la Policía de Carabobo, quienes, entre tanto caos, son quienes se pueden desplazar con mayor facilidad ante la restricción de circulación en la región.

Cada fundación tiene una logística, pero todas coinciden en que máximo cuatro personas se unen para la preparación de la comida para cumplir con las normas sanitarias ante el COVID-19.

Pero los niños no son los únicos beneficiados

Desde hace un año la fundación Dar Más que Recibir tiene el programa «Galenos» que consta en llevarle comida a diario a ciertos médicos residentes en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (Chet) de Valencia, pero que, luego que fuese anunciado el primer caso de Coronavirus en Venezuela, incluyeron a todos los médicos de guardia en el día para apoyar la labor que desde la emergencia hacen los representantes de la salud para atender a sus pacientes. dijo Elizabeth Rojas, miembro de esa Organización No Gubernamental (ONG).

Mientras tanto, en la Chet hay niños y familiares que siguen luchando contra enfermedades, médicos que, con las uñas, salvan vidas y gente de buen corazón, como Félix, Elizabeth y muchas más, que tienden manos amigas sin esperar a quién.

Cactus24//03-04-2020