Pasó siete años con dolor de cabeza y eran larvas en el cerebro

Foto referencial
Una mujer de 25 años en Australia descubrió que tenía larvas de tenia en el cerebro después de sufrir un dolor de cabeza que duró más de una semana.

Los dolores fueron causados ​​por larvas de tenia que se habían alojado en su cerebro, según un nuevo estudio sobre su caso realizado por The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene publicado el 21 de septiembre.

Blom

 

La mujer, que nunca viajó al extranjero, es el primer caso nativo de la enfermedad en Australia, según el estudio. Los casos anteriores de esta infección en ese país eran de inmigrantes o residentes que regresaron de viajes a regiones donde la enfermedad es endémica, como África, Asia y América Latina.

Durante los últimos siete años, la mujer se quejó de dolores de cabeza que se presentaban dos o tres veces al mes y se aliviaban con medicamentos recetados para la migraña. Sin embargo, su último dolor de cabeza duró más de una semana y vino con síntomas visuales más severos, incluida la visión borrosa.

Una resonancia magnética de su cerebro llevó a los médicos a creer que un tumor podría ser la causa de su dolor, pero después de operar y extirpar la lesión, descubrieron que en realidad era un quiste lleno de larvas de tenia. Después de la remoción, no requirió más tratamiento.

Esta enfermedad se conoce como neurocisticercosis, que puede causar síntomas neurológicos cuando se desarrollan quistes larvarios en el cerebro. Las personas que contraen la infección parasitaria lo hacen al tragar los huevos que se encuentran en las heces de una persona que tiene una tenia intestinal, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.
 
La neurocisticercosis es mortal y una de las principales causas de la aparición de epilepsia en adultos en todo el mundo, dijeron los CDC.
 
Las tenias suelen residir en los intestinos de los humanos, dicha infección es conocida como teniasis, y algunas pueden aliviarse por sí solas sin medicación. El parásito se transmite comúnmente cuando las personas consumen carne de cerdo poco cocida (los cerdos suelen ser huéspedes intermediarios de tenia) o entran en contacto con alimentos, agua y suelo contaminados con huevos de tenia.
 
Se consideró que la mujer, que trabajaba como barista, tenía un riesgo nulo o muy bajo de infección con larvas de tenia, pero se cree que de alguna manera ingirió accidentalmente huevos de tenia liberados de un portador.
 
Un hombre de Texas tuvo una experiencia similar: sufrió dolores de cabeza intensos durante más de una década que resultaron ser causados ​​por larvas de tenia que se alojaron en el cuarto ventrículo de su cerebro.
 
La mejor línea de defensa contra infecciones similares es cocinar la carne a temperaturas seguras, lavarse las manos con jabón antes de comer y solo comer alimentos que pueda asegurarse de que se cocinaron en condiciones sanitarias.//Agencias 
 
Cactus24/09-10-2020