26 de marzo

El 26 de marzo de 1856, el Mariscal Juan Crisóstomo Falcón adquiere de Francisco

Apolinar García la Posesión de Imujo y los hatos de Bajarigua y La Cienega, junto con dos

derechos en la Posesión de Curaidebo. El catálogo del Instituto de Patrimonio expresa

que “Este fundo de ganado vacuno y caprino está ubicado en la posesión comunera

Himujo, propiedad de la Sucesión Toledo-Román. Tiene una antigua casa de hato,

construida con materiales tradicionales como bloques de adobe. Posee un techo de madera

con estructura de soleras, tirantes y cubierta final de torta de barro.”

27 de marzo

El 27 de marzo de 1749, según lo indica una vieja tabla grabada, se culmina la

construcción de la Iglesia de Jadacaquiva

28 de marzo

Sin registro y sin libreta

Hoy nos dejó la memoria

Nos queda la misma historia… Paraguanero y poeta

EL AÑO DOCE

I

La gente peninsular

Toda buscó la salía

La obligaba la sequía

Abandonar su lugar.

Salieron a mendigar,

Todos a pedir limosna

Cosa que a ellos fue deshonra

La gente peninsular

Que tanto le gusta dar

Pero pedir abochorna.”

Autor Anónimo. Suministrada a Juan de la Cruz Esteves por la Sra. Elena Quiñones de

Santa Rita

29 de marzo

Lo que hoy aquí pasó

Cuando sepa les comento,

Por lo pronto vaya un cuento

Que en Paraguaná ocurrió.

“La presencia de Urbina en Adicora llenó de miedo a los vecinos. Cundió el pánico por

todas partes, y hasta el propio Jefe Civil José Gamero se mostró apático, desobedeciendo

así las órdenes que telegráficamente le impartiera el Presidente Azuaje. El telegrama del

Presidente Azuaje decía así “ De Coro a Adicora. Agosto 13. Jefe Civil Urgente. Rumbo a

esa pasaron Fossi y Urbina acompañados de otros enemigos del gobierno. Haga usted

retirar inmediatamente todas las embarcaciones surtas en ese puerto a objeto de evitar su

embarque y poderse lograr su captura para lo cual ya salió un destacamento armado en su

persecución. Proceda con la mayor actividad, avisándome recibo y cumplimiento. Dios y

Federación. Argenis Azuaje. Presidente del Estado” Juan de la Cruz Esteves. Urbina en

Adicora.

30 de marzo

El 30 de marzo de 1731, dos balandras holandesas provenientes de Curazao entraron en la

Bahía de Amuay, se apoderaron de la balandra “Santa Cruz”, la tripulación holandesa

desembarcó y saqueó el Hato “El Cardón” de donde se apoderaron de 30 ovejas y 150

cabras. El texto que a continuación se incluye puede explicar las circunstancias de esa

época.

DE CORSARIOS Y PIRATAS

Las Islas Inútiles, llamadas así por los españoles que fueron incapaces de sacarles un buen

rendimiento, se transformaron en manos de los holandeses en verdaderos emporios

comerciales. A Curaçao, Aruba y Bonaire llegaron en busca de sal, pero pronto

comprendieron que eran mucho más rentables transformadas en tiendas abiertas frente al

escaparate productivo que las rodeaba. Las surtieron de toda clase de géneros e incluso

esclavos, y pronto llegaron a ellas balandras de la cercana costa venezolana con cacao,

azúcar, algodón, frutas, legumbres, etc. que intercambiaban por manufacturas.

En Curaçao, donde no había cultivos a causa de la aridez del suelo y la falta de agua, se

conseguían ajos, cebollas, cazabe, cítricos, etc. aparte de holandas, bretañas, paños

ingleses, etc.

Los holandeses practicaron luego un contrabando agresivo, llevando sus balandras

cargadas de productos hasta la costa atlántica colombiana, las grandes Antillas españolas,

Centroamérica y la costa atlántica mexicana. Los corsarios españoles de Venezuela,

Puerto Rico, Santo Domingo, etc. trataron de obstaculizar este contrabando, especialmente

después de 1718, lo que motivó muchas reclamaciones por parte de los gobernadores de

Curaçao y hasta de los mismos Estados Generales.

El Gobernador de Curaçao Jan Noach Du Fay llegó a considerar que las acciones de los

corsarios españoles eran propias de piratas y perturbadores del bien común y se puso de

acuerdo con su colega, el Gobernador de Jamaica, para organizar una flotilla que

limpiara el Caribe de ellos. Los Estados Generales tomaron cartas en el asunto

protestando en 1725 y, finalmente, ingleses y holandeses convocaron un Congreso en

Soissons (1728) para estudiar el problema. Presentaron sus quejas e hicieron su solicitud

al monarca español para que pusiera fin a dicho corso, pero no pudo llegarse a ningún

acuerdo ya que no estaban dispuestos a renunciar a comerciar en la América española,

única fórmula que Felipe V estaba dispuesto a aceptar.

Tras el Congreso, los holandeses e ingleses reanudaron el contrabando con mayores bríos,

y los españoles su corso, que motivó ya duros enfrentamientos por la presencia de los

guardacostas de la Compañía Guipuzcoana (creada en 1728), a la que la Corona le había

encargado el comercio de Venezuela y la represión del contrabando. En uno de los meses

de 1733, estos guardacostas apresaron nueve barcos holandeses y luego, entre febrero y

mayo de 1734, cinco balandras holandesas, lo que da idea del contrabando existente. No

obstante, los holandeses pudieron seguir contrabandeando desde Curaçao sin mayores

problemas hasta fines de la dominación española en América.

Dos Balandras en una bahía.

31 de marzo

Según en Paraguaná

La música sigue al viento

Espera ella en el tiempo

Que el viento le cantará.

MI PUEBLO ME HACE CANTAR

“En mi pueblo la luna

es tan grande y es tan bella

que los gallos despiertan

para cantarle a ella.” Autor. Ali Primera

ABRIL

01 de abril 

El 01 de abril de 1960, luego de 10 años de operaciones en Las Piedras se traslada a

Judibana la Oficina del Banco de Venezuela.

Por Salomón Lugo

cactus24 25-03-18

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.