Parió a su hijo muerto y por falta de dinero lo enterró en su rancho

Un adolescente de 16 años de edad se sorprendió luego que descubriera, a través de unos perros, el cuerpo de un bebé de siete meses de gestación que era devorado por los animales. 
 
El hallazgo lo realizó el joven dentro de un rancho ubicado en la calle Brisas del Sur del sector Razetti II de Barcelona. 
 
Los caninos desenterraron el feto que correspondía a un niño que medía 54 centímetros para comérselo. Cuando descubrieron el cuerpo, que estaba putrefacto, ya los sabuesos se habían tragado la mitad de una pierna.
 
Vecinos de la localidad avisaron del hecho a detectives del Eje de Investigaciones contra Homicidios del Cicpc Anzoátegui, quienes enseguida iniciaron con las experticias y dieron con la parturienta de 28 años. 
 
Según lo publicado por el diario El Tiempo, la madre del niño dijo que el viernes 11 de septiembre ella se encontraba sola en su humilde vivienda cuando dio a luz a su tercer hijo. 
 
Aseguró que debido a que el bebé nació sin vida se asustó, y como no cuenta con los recursos económicos necesarios para un funeral, tomó la decisión de darle sepultura en su casa. Sin embargo, los pesquisas de la policía científica siguen investigando el caso.

Únete a nuestro grupo de whatsapp HACIENDO CLICK AQUI y recibe las noticias al instante

Blom