Pareja de ancianos murió de coronavirus tomados de la mano con minutos de diferencia

Curtis y Betty Tarpley se vieron por vez primera cuando coincidieron en clase en la escuela secundaria de Illinois (Estados Unidos). En el aula, rodeados de apuntes, se conocieron y se enamoraron perdidamente el uno del otro.

Tras casarse, decidieron formar una familia y tuvieron dos hijos. El mes pasado, 53 años años después de darse el «sí, quiero», el matrimonio murió a causa del coronavirus cogidos de la mano y con solo  minutos de diferencia.

Blom

 

Ocurrió en un hospital de Texas, relatan sus familiares a la CNN. Betty, de 80 años de edad, llevaba enferma varios días cuando sus hijos la llevaron al Hospital Metodista Harris Health Texas Fort Worth y descubrieron que tenía Covid-19.

En un principio, Betty parecía estar bien, pese a estar dentro de la unidad de cuidados intensivos. Tanto es así, que las enfermeras llevaban a Curtis junto a ella para que pasaran tiempo juntos. Sin embargo, con el paso de los días, la condición de la mujer empeoró. Estaba lista para irse, tal y como les dijo a su familia.

«Sentí que lo correcto era unirlos»

Fue Tarpley quien avisó a su padre del estado de su madre. A las pocas horas de esta noticia, sus niveles de oxígeno se desplomaron. «Realmente, siento que el luchaba porque se suponía que debía hacerlo; una vez se enteró de que ella no iba a lograrlo, desistió», explicó el hijo. 

Antes de que ambos fallecieran, Tarpley pidió a la enfermera que organizase un encuentro entre sus padres. «Sentí que lo correcto era unirlos», confesó una de las sanitarias de la unidad donde estaba Curtis. Finalmente, lograron hacer efectivo el traslado. 

Cuando otra enfermera le dijo a Curtis que Betty estaba a su lado, el intentó mirarla, pero estaba muy débil. «Se conocían lo suficientemente bien como para comunicarse sin palabras». Alrededor de 20 minutos después, Betty murió. Curtis tardaría en irse unos 45 minutos. 

Cactus24 /01/07-2020