El pontífice recibió en el Vaticano a miembros de la congregación del Instituto de la Caridad, conocidos como “rosminianos”, por el nombre de su fundador, el beato Antonio Rosmini, ante quienes se dirigió recordando a Venezuela y a su “población duramente afectada”.

“Estoy pensando, en particular, en las hermanas rosminianas que trabajan en Venezuela, que están llamadas a ser testigos de la cercanía espiritual y material con una población tan duramente afectada”, dijo el Papa Francisco.

Estos detalles fueron dados a conocer por la Santa Sede en un comunicado, donde además se indica que Jorge Bergoglio alabó la labor que realizan y les animó a seguir extendiendo sus manos hacia los más necesitados para ofrecerles caridad, cercanía y comprensión.

EFE.

Cactus 24 (01/10/2018)