Papá de Daniel Queliz: Pido a Dios entereza para recoger los pedazos de vida que me quedan

Heberlizeth González

Neyls Queliz -nuevamente- tuvo que pisar la sala Abadia Imperial de la funeraria Quo Vadis al norte de Valencia. Hace un año y 22 días veló a su hijo Daniel Queliz, asesinado por funcionarios de la Policía de Carabobo durante protestas antigobierno, y hoy a su esposa Glenys Araca, quien se quitó la vida tras no poder superar la pérdida de su hijo.

Glenys estaba siendo medicada y tratada por una fuerte depresión tras el asesinato de su único hijo. Esa habría sido una de las razones por las que este martes decidió tomar un mecate, ponerlo en unas cabillas en el patio de su casa y guindarse del cuello.

La muerte de la dama de 47 años, Neyls Queliz, la considera una consecuencia del homicidio de Daniel. “En este momento le pido a Dios me siga dando entereza y fuerza para recoger los pedazos de vida que me quedan”, comentó el hombre.

Greys Rodríguez, abogada que llevaba el caso de Daniel, contó que desde marzo Glenys se vio afectada por no recibir respuesta a un escrito ante el Ministerio Público y Tribunal donde exigían conocer quién había cambiado el sitio de reclusión de uno de los oficiales detenidos, puesto que no estaba cumpliendo con su medida privativa de libertad.

Hasta ahora, la familia desconoce dónde está recluido el funcionario y se mantienen a la espera de que se celebre la audiencia de apertura de juicio, diferida en cuatro ocasiones.

El hallazgo

Neyls salió de su casa a buscar hielo para celebrar el cumpleaños de Reinaldo Arias, un buen amigo de la familia. Al regresar entró a la vivienda y llamó a su esposa pero no le respondió. Comenzó a buscar y fue en el patio donde la halló guindada a un mecate.

Reinaldo estaba afuera de la casa y al ver a Neyls desesperado, entró para tratar de salvarla pero ya era tarde. Glenys murió ahorcada. Para él, el fallecimiento de su amiga es consecuencia de una acción desmedida de los cuerpos de seguridad del Estado.

La mamá del primer joven asesinado durante las protestas en 2017 fue despedida por familiares, amigos, vecinos, colegas y estudiantes.

Glenys era enfermera y laboraba en el Oncológico, en Naguanagua.

 

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.