Padre de Britney Spears fue acusado de abusar físicamente de su nieto

Kevin Federline, ex esposo de la «Princesa del Pop» Britney Spears, acusó al padre de la cantante de abusar físicamente de su hijo Sean Preston, de 13 años de edad.

El representante del bailarín, el reconocido abogado de derecho familiar de Los Ángeles, Mark Vincent Kaplan, le dijo a la revista People que el presunto incidente ocurrió la noche del 24 de agosto, mientras Sean Preston y su hermano, Jayden James, de 12 años, estaban de visita con su madre en la casa de Jamie Spears.

Blom

 

Supuestamente, el padre de la estrella de música y su hijo tuvieron una discusión, tras lo cual el menor se encerró en una de las habitaciones. La respuesta del padre fue romper la puerta de la habitación y sacudir violentamente al niño.

«Hubo un desacuerdo que ocurrió mientras Britney y los niños estaban visitando a Jamie en su casa. Éste condujo a un altercado físico que fue observado por Jayden», dijo Kaplan. Y añadió:  «Britney hizo lo correcto y retiró a los niños y los sacó de allí, pero el trauma persiste».

Algunos investigadores entrevistaron a testigos y entregaron sus hallazgos a la Oficina del Fiscal de Distrito. Tras los primeros informes, un juez falló a favor de la orden de restricción que impuso Federline, por lo que el padre de Britney Spears no tiene permitido tener contacto alguno con los niños, informó The Blast.

Ni los representantes de la cantante ni su padre han respondido a las acusaciones. Sin embargo, el abogado de Kevin Federline aseguró que decidieron no proceder con una «audiencia probatoria sobre la orden de violencia doméstica contra Jamie», luego de notificar a los abogados de Britney, quienes pidieron resolver las cosas de otra manera

Por otra parte, Kevin obtuvo este martes la mayoría de la custodia de sus dos hijos, al recibir el 70% de la misma. Anteriormente, ambos poseían el 50 por ciento. Era así desde que Spears se estabilizó luego de sus problemas de salud mental que comenzaron en 2007.

Sin embargo, el año pasado la intérprete tuvo una recaída en su salud mental, en gran parte porque los medicamentos que estaba tomando dejaron de hacerle efecto y por los problemas de salud que tenía su padre y tutor legal.

Él es administrador y garante de su hija desde 2007, año en el que la voz de «Baby One More Time» perdió el control por completo: fue internada en un psiquiátrico y perdió la custodia de sus hijos.

Infobae

Cactus24 (04-09-2019)