OVP: Cinco policarabobos no pueden ser los únicos responsables de la muerte de 69 personas

El 28 de marzo se registró un incendio en la Comandancia General de la Policía de Carabobo ubicada en la calle Navas Spinola, de Valencia, que dejó como saldo 69 personas muertas, 67 reos y dos  mujeres que visitaban a los reclusos.

Dos meses han transcurrido y los entes gubernamentales “no han dado una respuesta contundente a las causas que originaron el  incendio”, señala el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP). A través de una nota de prensa del Ministerio Público indican que el fuego se originó “durante un supuesto motín que protagonizaron los privados de libertad, en protesta a una requisa organizada por los funcionarios policiales desde tempranas horas de la mañana”.

Por lo hechos acaecidos fueron acusados el subdirector de la Policía del estado Carabobo comisionado José Luis Rodríguez Ramírez (49) por homicidio calificado por medio de incendio en grado de complicidad, a cuatro policías como coautores del delito y a tres de ellos por corrupción propia, debido a que cobraban a los privados de libertad para permitir la pernocta de personas en el recinto.

El Observatorio Venezolano de Prisiones rechaza que el Ministerio Público maneja las causas bajo la palabra “supuesto”, sobre todo cuando se presentó una acusación formal: “Se deben hablar de hechos ciertos y reales, ya que existe una precalificación de un delito”.

Humberto Prado, director del OVP, manifiesta que esperan las condenas para los responsables luego de un proceso debido y la reparación integral a las víctimas y sus familiares. Señala que los cinco policías acusados no pueden ser los únicos responsables de estos hechos, “también existe responsabilidad en autoridades superiores que deben ser investigadas y procesadas”.

Recuerda Prado que para el momento en los calabozos existía una población penal de 180 privados de libertad y la capacidad era para 30 reos, presentando en el momento el 600 % de hacinamiento. Aclara que no son trasladados a penales porque desde el Ministerio de Servicios Penitenciarios no se otorgan los cupos.

Asegura que desde el primer momento del hecho, las causas del incendio no están claras, pues según relatos de familiares y sobrevivientes indicaban que además de que “los funcionarios policiales los encerraron cuando comenzó el fuego y no prestaron el referido auxilio, “serían los causantes de rosear la gasolina para que se originara el mismo”. “Esos son hechos que deben ser investigados”, agregó.

El OVP exigió que las autopsias de los reos sean repetidas porque fueron realizadas en “condiciones infrahumanas”.

El representante de la ONG indica que los protocolos de autopsia entregados a los familiares en el caso de PoliCarabobo indicaban que los reos murieron por asfixia mecánica y sofocación, aún cuando los propios dolientes denunciaron que algunos de sus seres queridos presentaban orificios por los pasos de proyectiles provenientes de armas de fuego.

“Son muchas irregularidades que existieron durante el procedimiento y desde el OVP se insta a que continúen las investigaciones sobre el caso”, concluye.

Con información de Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones

 

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.