ONU considera que la pena de muerte o castración no son respuestas ante una violación

Photo taken in Bangkok, Thailand
La alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Michelle Bachelet, se pronunció el pasado jueves 14 de octubre en rechazo ante las terribles agresiones  contra miles de mujeres en el mundo víctimas de violaciones y violencia sexual.

Bachelet hizo referencia a lo sucedido en los últimos días en Algeria, Bangladesh, India, Marruecos, Nigeria, Pakistán y Tunez,  donde ante actos en contra de la dignidad y el pudor de la mujer, la gente ha salido a las calles clamando  justicia  para las víctimas y la adopción de medidas para prevenir agresiones sexuales.

Blom

 

La representante de la ONU se solidarizó con las víctimas quienes deben enfrentar por  el  trauma psicológico, social y emocional.

Bachelet dijo sentirse preocupada  ante los llamamientos y la aprobación de leyes que buscan aplicar penas crueles e inhumanas, aparte de la pena de muerte, para los responsables de estas acciones injustificadas.

La comisionada citó la ley aprobada recientemente estado noroccidental de Kaduna en Nigeria, que pide aplicar la castración quirúrgica a los hombres autores de violación, la extirpación quirúrgica de las trompas de Falopio cuando los autores sean mujeres y la pena de muerte cuando la víctima sea menor de 14 años.

A esta legislación se le unieron similares iniciativas en Bangladesh, Pakistán y otros países.

“El principal argumento en favor de la pena de muerte es que disuade que se comentan violaciones, aunque en la práctica no hay evidencias de que la pena de muerte disuada de cometer crímenes más que otras formas de castigo”, destacó.

Explicó que las acciones como la castración o la extirpación quirúrgica de las trompas de Falopio, que violan la prohibición total de la tortura y de otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes según la legislación internacional sobre derechos humanos, no servirán para resolver los problemas de violaciones en el mundo, o para derribar las barreras como el acceso a la justicia, y que tampoco poseen ninguna función preventiva.

“Es fundamental que las mujeres sean participantes activas en el diseño de las medidas para prevenir y combatir estos delitos, y que los funcionarios de orden público y judiciales reciban la formación pertinente para poder ocuparse de estos casos,” resaltó  Bachelet.

Cactus24: 16-10-2020

Lady Arcila