Nueva mutación del COVID-19 lo hace más infeccioso pero menos grave

Un estudio revela que una nueva mutación del Covid-19 hace al coronavirus más infeccioso, pero menos patógeno. Es decir que la enfermedad que provoca es menos grave.

El equipo internacional de investigadores reveló en un nuevo estudio, publicado en la revista Cell, que una variación en el genoma viral del SARS-CoV-2 mejoró su capacidad de infectar células humanas, con lo cual se convirtió en la cepa dominante en el mundo en este momento.

Blom

 

Durante la investigación se descubrió que la nueva cepa es más infecciosa en cultivos celulares en condiciones de laboratorio. La mutación, llamada D614G, provoca un pequeño cambio en la glucoproteína, la llamada “espiga” que sobresale de la superficie del virus y que este utiliza para ingresar e infectar células humanas.

Este cambio efectivo posibilita que el virus sea más infeccioso que la cepa original, pero al mismo tiempo causa una enfermedad menos grave

Para lograr esas conclusiones, investigadores del Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Nuevo México, y de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, en Estados Unidos, trabajaron junto con el grupo de investigación de Genomics UK de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) para analizar muestras de genoma publicadas en Gisaid, una base de datos internacional de secuencias genómicas.

Es posible rastrear la evolución del SARS-CoV-2 a nivel mundial, porque los investigadores de todo el mundo están haciendo que sus datos de secuencias virales estén disponibles rápidamente a través de la base de datos de secuencias virales Gisaid.

Los datos proporcionados por nuestro equipo en Sheffield sugirieron que la nueva cepa estaba asociada con mayores cargas virales en el tracto respiratorio superior de pacientes con Covid-19, lo que significa que la capacidad del virus para infectar a las personas podría aumentar. Afortunadamente en esta etapa, no parece que los virus con D614G causen una enfermedad más grave”, agregó.

Ahora los investigadores realizarán más análisis de laboratorio en células vivas para determinar las implicaciones completas de esta mutación. Además, es necesario verificar si esto afectará el desarrollo de una vacuna, ya que las actuales están dirigidas principalmente a la proteína “espiga”, pero se elaboran con el uso de cepas anteriores del coronavirus.

Cactus24/03-07-2020