Niño de 9 años es torturado hasta la muerte por su madrastra en EE.UU.

La justicia estadounidense ha dictaminado esta semana que hay suficientes pruebas contra el padre y la madrastra de Emrik Osuna, un niño de 9 años, para que prosigan sus juicios por asesinato, según informa People. El pequeño, según los investigadores, fue torturado hasta la muerte por su madrastra. Mientras tanto, el padre “no hizo nada” por salvar la vida de su hijo.
 

Erik y Monique Osuna afrontan cargos de asesinato en primer grado. Además, el padre del pequeño ha sido acusado de infligir lesiones corporales, lesionar a un menor y manipulación de evidencia, según People.

Blom

 

El pasado 1 de septiembre del 2020, la policía de la localidad de Meridian respondieron a una llamada de emergencia que les condujo al hogar del pequeño Emrik, a quien encontraron sin respiración y cubierto en vómito, sin poder detectarle el latido del corazón. Desafortunadamente, no pudieron revivirlo y el pequeño fue declarado muerto al llegar a un hospital local.

Cuatro horas antes, Erik había enviado un mensaje de texto a su esposa en el que se mostraba renuente a pedir ayuda pese al estado de salud de su hijo. «Sé que tienes miedo. Yo también», escribió el padre, según lo expresado en corte.

Durante la audiencia, las autoridades aseguraron que Emrik falleció luego de meses de tortura y abuso, que incluía maltrato físico e inanición, reportó el diario The Idaho Statesman y el canal KTVB.

Agresiones registradas en video 

Como pruebas, la fiscalía mostró imágenes captadas por las cámaras de vigilancia que la pareja había instalado en el apartamento que mostraban como el pequeño había sido torturado durante dos semanas. Entre otras cosas, era obligado a sesiones de ejercicio extremas, en ocasiones hasta 20 horas al día, según la policía.

Uno de los vídeos, de acuerdo a la prensa local, muestra a la madrastra tomando al pequeño del cabello antes de girarlo por el aire y arrastrarlo hasta la cocina, donde lo bofeteó repetidamente. 

Emrik era forzado a dormir en el piso o en un clóset y se le negaba alimento, incluso cuando el resto de la familia comía.

El día del incidente, según las declaraciones, Erik dijo a la policía que su esposa había golpeado niño en dos ocasiones con una correa, antes de darle arroz y agua para comer, lo cual vomitó posteriormente. Tras permitirle darse un baño, se le obligó a permanecer parado en una sola pierna. Eventualmente le fue permitido acostarse en el suelo, reportó KTVB.

Una amiga de la pareja que llegó al departamento declaró que escuchó al niño tomar su último aliento. De acuerdo a reportes, el niño se veía demacrado.

En las acusaciones se detalla que el padre intentó esconder las cámaras de vigilancia por recomendación de la testigo.

De ser declarados culpables, la pareja enfrentan la pena de muerte o una condena de cadena perpetua. Actualmente se encuentran bajo custodia con una fianza de $2 millones.

Cactus24/05-04-2021