Hace pocos años irrumpió el selfie en las redes sociales y rápidamente se convirtió en un fenómeno cultural. Debido a su popularidad, un museo dedicado a las autofotos abrió sus puertas en Glendale, Los Ángeles, en Estados Unidos.

En el lugar se pueden conocen varios datos interesantes, como que las mujeres se toman más selfies que los hombres. En Sao Paulo representan el 65,4%, mientras que en Nueva York son el 61,6%. Moscú se lleva el premio: 82% de quienes se toman estas fotos, son mujeres.

Tommy Honton y Tair Mamedov son los responsables de esta exhibición interactiva que explora la historia y el fenómeno cultural de la autofoto, reseña AFP.

“Las selfies tienen sorprendentemente una historia muy rica que va tan atrás como el inicio del arte. Rembrandt hizo cientos de autorretratos, Albrecht Durer cinco, Van Gogh decenas, todos los grandes artistas hicieron sus propios retratos. ¿Cuál es la diferencia? Sí, la técnica artística y la escala, pero en realidad si hubiera habido cámaras y celulares, todos los hubieran hecho”, explicó Honton.

En el museo, las fotografías no están prohibidas sino que son obligatorias y se muestra, por ejemplo, de una de las selfies más famosas del mundo, “El selfie del mono”. La tomó un macaco negro con cresta en 2011, que se apropió de la cámara de fotos del británico David Slater en la isla indonesia de Sulawesi y ha sido objeto de dos demandas de animalistas, quienes aseguran que los derechos de la imagen pertenecen al simio y no al fotográfo.