Morsa se quedó dormida en un iceberg en Groenlandia y despierta en Irlanda

Una morsa ártica emergió en la costa de la provincia británica de Gales el fin de semana, días después de haber sido vista en las costas de Irlanda.

«Es un espectáculo increíblemente raro, estos enormes y hermosos animales no suelen llegar tan al sur», dijo Ellie West, de la organización benéfica de bienestar animal RSPCA, a la agencia de noticias PA. La organización había examinado al animal; aparte de algunos arañazos, se dice que está sano, aunque con un peso ligeramente inferior al normal.

Blom

 

Hace unos días, unos excursionistas de la costa occidental irlandesa, en el condado de Kerry, ya habían observado una morsa sobre un peñasco. Los biólogos suponen que se trata del mismo animal, posiblemente arrastrado por un témpano de hielo.

«Es de suponer que la joven morsa ha emprendido un viaje para encontrar comida», especuló West.

 

Los expertos estimaron que se trata de un adulto joven y aunque no es posible determinar su género, ya que tanto los machos como las hembras tienen colmillos, la WDG está seguro que es una morsa gigante, el tercer avistamiento de esta especie en Irlanda desde 1999.

No obstante, Kevin Flannery, director del acuario local Dingle Oceanworld, sugirió en Irish Examiner que es «el primer avistamiento confirmado de una morsa» en la zona.

«Es increíble. Este es el primer avistamiento confirmado de una morsa. Es algo único en lo que a mí respecta. No lo había visto antes, tal vez otros podrían haber pensado que vieron uno antes, pero esta es una confirmación definitiva de uno», reiteró.

Y se atrevió a dar una posible explicación sobre la llegada del animal a esas playas: “Es del Ártico. Yo diría que lo que sucedió es que se quedó dormido sobre un iceberg y se fue a la deriva y luego se fue demasiado lejos, hacia el Atlántico medio o hacia algún lugar así, posiblemente en Groenlandia.

Cactus24/23-03-2021