Ante el anuncio del papa Francisco sobre la potestad que les otorga a los sacerdotes del mundo de absolver el pecado del aborto, monseñor Carlos Cabezas, obispo de la Diócesis de Punto Fijo explicó que durante este año de la misericordia, todos los presbíteros  ejecutaron esa labor.

“El papa Francisco anunció la permanencia de esta potestad eclesiástica a través de la carta donde también se especifica que la misericordia no termina con el año de la misericordia, y es precisamente para materializar esta práctica de bondad que el santo padre ha dado la potestad de la absolución del pecado del aborto”.

Explicó que evidentemente el aborto es un pecado grave que no trata de minimizarse. “El espíritu de la carta es de acercarse a las personas que sienten en su corazón el arrepentimiento y la Iglesia tiene que ser la primera en practicar la misericordia, así como la predica”.

Monseñor Cabezas aseguró que la magnitud del pecado es siempre el mismo, sin embargo hay que considerar el proceso de arrepentimiento de la persona que comete dicha falta.

“Debe existir una pena congrua al pecado cometido, que no se soluciona con un Padre Nuestro y un Ave María y por ello se debe ayudar a esa persona en el proceso de conversión y las penitencias deben ser conformes al delito o pecado cometido, siempre en el orden de la caridad, del amor y del perdón”.

CACTUS24 (28-11-2016)

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.