La diputada de la Comisión Especial de Frontera de la Asamblea Nacional Gaby Arellano, sostuvo un encuentro con el Director Nacional de Migración, Kristian Kruger, a quien expuso la grave emergencia humanitaria que se vive en Venezuela y el desplazamiento forzoso que hoy ocurre en los siete pasos oficiales entre Colombia y Venezuela.

“Si bien el gobierno colombiano resguarda sus políticas de seguridad y económica, también es requerido que se establezcan políticas de las que desde el Parlamento venezolano se han venido avanzando; no sólo con el corredor humanitario, sino con algunos albergues y comedores que Migración Colombia y la Iglesia católica han apostado para atender de manera masiva, voluntaria y muy humana a miles y miles de venezolanos que huyen del hambre, de la inseguridad y de la crisis hospitalaria que lamentablemente hoy azota y oprime al pueblo. A esto se suma un trabajo especial con los venezolanos que llegan sin pasaporte por su difícil acceso a los ciudadanos”.

Arellano se refirió a los recientes pronunciamientos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en los que sugiere a los gobiernos de Latinoamérica atender de manera especial la migración de venezolanos, los cuales son considerados como refugiados también por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). A su juicio, “estos son pasos gigantescos hacia la concreción de los protocolos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para lograr la apertura de corredores humanitarios en la frontera colombo-venezolana”.

El Departamento de Migración Colombiana destacó el incremento del 86% de atención médica a venezolanos y que en poco más de dos meses se han atendido un total de 11.351. Además, se han inscrito 6 mil niños venezolanos en el sistema educativo colombiano. El informe señala que más de 139 mil venezolanos han emigrado hacia Ecuador, lo que representa un incremento del 163%.

Finalmente informó que  durante los próximos días se dará un nuevo encuentro junto a las autoridades de Brasil, donde ya hay campamentos y funcionarios internacionales atendiendo la demanda de venezolanos que lamentablemente incrementa escandalosamente ante la búsqueda de nuevas oportunidades de vida.