Melbourne amanece confinada

La segunda ciudad más poblada de Australia comenzó el jueves un confinamiento de seis semanas después de un pico en los nuevos casos de coronavirus, mientras estados de todo el país reforzaban los controles en las fronteras internas para evitar una segunda ola en el país.

Blom

 

Australia ha evitado el elevado número de víctimas de otros países por la pandemia de COVID-19, que ha matado a 544.055 personas en todo el mundo, pero el rebrote en Melbourne llevó al estado de Victoria a imponer órdenes de “autoaislamiento” para los cinco millones de personas de la ciudad.

El jueves, Victoria informó que se han detectado 165 nuevos casos de infección en las últimas 24 horas, frente a los 134 casos del día anterior.

Otros estados y territorios han registrado pocos casos o ninguno en las últimas semanas y siguen reabriendo sus economías, pero el primer ministro Scott Morrison dijo a la población que no es momento para confiarse.

“Debemos continuar siguiendo esos protocolos de distanciamiento social en toda Australia, incluso en los estados o territorios en los que el número de casos es efectivamente cero”, dijo Morrison a la prensa en Canberra.

El estado norteño de Queensland dijo que prohibiría la entrada de los no residentes que vengan de Victoria. Abrirá sus fronteras a personas de otros estados y territorios el viernes.

El estado más poblado del país, Nueva Gales del Sur (NSW, por sus siglas en inglés), cerró el miércoles su frontera, muy transitada, con la vecina Victoria. Australia del Sur también cerró su frontera con Victoria.

“Definitivamente estamos en una etapa diferente de la pandemia”, dijo a los periodistas en Sídney la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian.

Las autoridades de NSW informaron de 13 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, hasta el jueves por la mañana, de las cuales 11 eran llegadas del extranjero en cuarentena en un hotel y dos eran miembros de una familia que había regresado de Melbourne. NSW dice que cualquiera que llegue desde Victoria debe aislarse durante 14 días.

El estado insular de Tasmania mantuvo su frontera cerrada a Victoria y extendió el estado de emergencia hasta finales de agosto debido al brote de la enfermedad en Victoria. Tasmania no ha notificado ningún caso en casi ocho semanas.

El estado de Australia Occidental había cerrado su frontera con el resto de Australia indefinidamente antes del último brote en Victoria.

Después de hacer cumplir las restricciones a principios del brote de coronavirus, en comparación con la mayor parte del mundo, Australia había comenzado a suavizar su confinamiento en mayo para reactivar su economía después de una importante disminución de las tasas de infección.

El ministro de Hacienda australiano, Josh Frydenberg, dijo el miércoles que el cierre del estado de Victoria le costaría a la economía nacional 1.000 millones de dólares australianos (698,5 millones de dólares) cada semana.

Australia ha registrado hasta el jueves cerca de 8.900 infecciones y 106 muertes.

 

Cactus24 09-07-20