Mató a la novia y toda su familia participa para desaparecer el cuerpo

Foto: Corresponsalía Lara.

Johana Aurimar Blanco Luque, de 23 años de edad, andaba emocionada con una nueva relación, la cual había iniciado hace tres meses con Jorge Manuel Peraza Silva, de 20 años de edad.

 La estudiante de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) Lara el viernes se fue bien arreglada para casa de su nuevo amor, allí compartiría con él. Llegó en la noche a la calle 2 del cerro Rómulo Betancourt del sector La Pradera del barrio El Jebe, al norte de Barquisimeto estado Lara, pero nunca salió de esa casa.

Los vecinos de la zona estaban alerta pues esa es una vivienda que tiene mucha historia, porque el dueño Ramón Arcadio Peraza, de 68 años de edad ha dedicado su vida a fabricar armas caseras, situación con la que han crecido sus cinco hijos, tres de ellos con antecedentes por porte ilícito entre esos su hijo Jorge Manuel. En horas de la noche del mismo viernes escucharon una fuerte discusión con la joven, sabían que no terminaría bien la cosa. El sexagenario, Jorge Manuel y sus hermanos Moisés David (19) y Junior Jesús (25) Peraza Silva, amanecieron bebiendo; a las 7 de la mañana del sábado se escuchó una detonación en el interior de su vivienda.

Los vecinos inmediatamente se asomaron para ver si sacaban a alguien herido, pero no pasaba nada, observaron movimientos raros hacia el patio y alguno hasta llegó a ver qué enterraban un cuerpo en el patio. Con el pasar de las horas observaron al padre y los hermanos, pero no a la mujer, que tenía al menos tres meses visitando la casa, sabían que algo había pasado.

Llamaron a la Policía del estado a la Guardia Nacional, pero ninguno hizo nada, por lo que insistieron los residentes de la zona y se comunicaron con los efectivos del Eje de Homicidios del Cicpc a las 8 de la noche del mismo sábado. Los residentes de la zona se aglomeraron e insistían a los sabuesos que revisarán que allí había ocurrido un crimen.

En el interior de la vivienda estaba el sexagenario y su hijo Jorge Manuel, quienes de inmediato dijeron al funcionario que allí no había ocurrido nada, pero estos no se comieron el cuento y al pasar al interior de la vivienda, en el patio notaron anormalidades, además existían inconsistencia en los relatos . El joven al verse descubierto confesó que habría matado a su novia de un disparo en el abdomen.

La mujer murió en el acto y él en compañía de su padre y sus hermanos, la envolvieron en una sabana, la agarraron por los pies y las manos, la llevaron hasta un pozo séptico que ya estaba abierto en el patio y la lanzaron, para taparla usaron de dos a tres carretillas de tierra, indicó una fuente ligada a la investigación.

Los efectivos del cuerpo detectivesco hicieron que padre e hija desenterraran a Johana Aurimar, ya llevaba alrededor de trece horas de fallecida, así mismo recuperaron un arma de fabricación rudimentaria calibre 45, que se presume sea el arma homicida, según relató el mismo Jorge Manuel.

Padre e hijo fueron aprehendidos y puestos a orden de la Fiscalía 28 a cargo de la doctora Gloria Briceño, mientras se tramitaron las órdenes de captura para los hermanos Moisés David y Junior Jesús Peraza Silva, quienes pudieron percatarse de la presencia del Cicpc antes de llegar a su casa y lograron escapar.

Cactus24 (14/05/2018).

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.