María Hernández: «Autismo Dejando Huellas», cambia vidas en Venezuela

La historia personal de Andreina Feo al tener una hija con diagnóstico de autismo severo y retraso mental dio paso a lo que significa hoy día la «Fundación Autismo Dejando Huellas», hace ya veintisiete años.

Blom

 

María Carmela  Hernández,  integrante de esta hermosa iniciativa, no puede dejar de lado este episodio para resaltar la  sensibilidad,necesidad, pericia y experiencia con la que cuentan para ayudar desde su trinchera en Caracas a  quienes tienen algún familiar o amigo con esta condición.

A partir de este momento, nos confiesa a Venezolanos que Inspiran de Cactus24 Noticias,  «comienza la cruzada para tratar este delicado tema».

Feo y otras mamás se organizan y  nace «Autismo en voz alta» que es el programa pionero que nos permite adentramos a este mundo. Hernández cuenta con emoción que Gabriela, la hija de Andreína Feo,  llega a los 18 años de edad «y eso hace imperativo modificar el proyecto; porque estos niños cumplen su mayoría de edad pero la condición sigue».

Maria Carmela subraya  la importancia de contar con apoyo y afirma: en cualquier país del mundo esta condición cuenta con el patrocinio del Estado, lamentablemente aquí no. Se le entristece el rostro cuando confirma una vez más  la situación de Venezuela.

«Aquí hay  muchas necesidades y lo más preocupante es que  el autismo está aumentando su incidencia. Actualmente de cada 55 nacimientos que se registran en el país 1 tiene la condición y la situación es crítica, si tomamos en cuenta que estamos superando al síndrome de down», explica.

Maria Carmela lamenta que muchas personas autistas no tengan acceso al tratamiento por razones económicas ya que depende del grado y condición. El tratamiento es complejo y  comprende un plan terapéutico integral .

«La idea es que estos jóvenes se incorporen al mercado laboral, entrenados en distintas competencias ya que algunas empresas aquí lo están aceptando e integrando. En nuestro caso promovemos becas,previo estudio del caso, en la que  determinamos que el aspirante cumpla con todos los requisitos en el marco de nuestra misión:  ahora somos adultos y te seguimos necesitando».

Este centro de ayuda está ubicado en Los Palos Grandes, Caracas, con un año y medio de funcionamiento en plena pandemia. Cuenta con nueve salones «donde impartimos varios talleres desde clases de computación hasta lenguaje,un área de cocina y un  gimnasio que cuenta con el apoyo del único gimnasio inclusivo que existe en Venezuela. Allí tenemos el ejemplo de Víctor Quero de 29 años de edad, un muchacho con autismo moderado quien se está entrenando para ser asistente de entrenador».

En este centro, María Carmela es una mujer comprometida pero sobre todo sensible. Para ella no es solo ayudar por ayudar, es que realmente se le nota el compromiso de vida que tiene con personas con esta condición.

«A mí me conmueve mucho el caso de uno de nuestros alumnos. El tiene 47 años y su mamá 83. Ella me dice ‘que va a pasar con él cuando yo ya no esté'».

Hernández nos dice convencida que desde ya se están preparando para otro proyecto: el de cantar con una residencia: «Ya nosotros en Autismo dejando huellas tenemos nuestro norte, nuestro sueño se trata de un centro que conocimos en Madrid que cuenta con todo lo que requieren estas personas tan especiales».

Si quieres conocer más de este proyecto, integrarte o colaborar. Acércate a todas  sus redes sociales como @autismodejandohuellas y a su página web www.autismodejandohuellas.org.

La entrevista completa puedes verla en mi canal de @youtube Yasmin Velasco.

 

Cactus24 (02/05/2021).