Maestros y representantes de Petare se suman a campaña contra el “grooming”

Como parte del Programa Contra Todo Tipo de Violencia Física, Emocional o Acoso Escolar, organizada por la Fundación Petare y coordinada por Alejandro Márquez González, recientemente se llevó a cabo una charla que tuvo como objetivo alertar y acercarse a posibles víctimas del “grooming”, así como sugerir medidas preventivas y asesoramientos sobre ésta problemática.

Durante el conversatorio que se llevó a cabo en la Escuela Petare II, ubicada en el municipio Sucre del estado Miranda, y en la que participaron fiscales de Violencia de Género, Familiar y Sexual; Márquez González, recordó que la campaña inició el año pasado y que la misma está dirigida a familias, docentes, alumnos de primaria y secundaria.

Blom

 

Al referirse al “gromming”, Márquez González explicó que se trata de una temática que debe ser hablada para brindarle herramientas a los jóvenes. “Es parte de nuestro rol como adultos; cuidarlos e informarles que tienen el derecho a saber cómo cuidarse”, enfatizó, mientras manifestaba su satisfacción por el interés de los alumnos. “Ese compromiso nos incentiva continuar con las charlas y apoyar para realizarlas en otros centros educativos”, remarcó.

Definición, objetivo y etapas

El coordinador del Programa Contra Todo Tipo de Violencia Física, Emocional o Acoso Escolar explicó que el “grooming” se trata del contacto con fines sexuales, con menores de 18 años, por medio de internet, redes sociales y chats. El objetivo de estos acercamientos es ganarse la confianza de los menores para poder realizar acciones con connotaciones sexuales o para que acepten un encuentro real con el acosador.

Según Márquez González, existen cuatro etapas en la comisión del delito de “grooming”, aunque no en todos los casos se da de esta manera. En una primera fase, quien realiza el delito suele fingir ser menor de edad con la intención de generar un lazo de amistad con la víctima. Ya construido el vínculo, el segundo paso es obtener información clave del o la menor.

En la siguiente etapa el acosador o acosadora busca que la víctima se filme o se fotografíe sin ropa, realizando expresiones de connotación sexual. Por último, el autor del delito comienza a extorsionar a la víctima, la amenaza con contarle a sus padres o con difundir las fotos.

“Todo esto se desarrolla con el objetivo de obtener más material pornográfico o encontrarse cara a cara para concretar un abuso sexual”, afirmó el coordinador.

Prevención

Para evitar ser víctima del grooming, Márquez González insistió en que es fundamental que los menores rechacen cualquier tipo de solicitud de amistad que les llegue de un desconocido o desconocida, a través de las redes sociales. De la misma forma sugirió que nunca deben aceptar ni descargar archivos cuya procedencia desconozcan.

“En las redes sociales deben usar perfiles privados. Además, para cualquier actividad que hagan en internet o en computadoras en red, tienen que usar contraseñas que sólo ellos conozcan y que no deben compartir con nadie. Deben recordar que cualquier foto o video de nuestros contactos que se publique en sitios públicos podrá ser vista por cualquier persona y es muy difícil ´bajarla´ de los sitios web”, advirtió.

Alejandro Márquez González, antes de concluir su intervención, adelantó que como parte del programa que coordina, durante el mes de junio se dictarán unas 50 charlas en escuelas públicas, las cuales estarán dirigidas principalmente a estudiantes de primaria y secundaria.

El Programa Contra Todo Tipo de Violencia Física, Emocional o Acoso Escolar se desarrolla en varias etapas y se perfila como un proyecto nacional, con el apoyo de instituciones del Estado y un equipo de voluntarios, integrado por universitarios y miembros de la comunidad.

Notas de prensa y fotos cortesía

CACTUS24 10-06-.19