Madres del Barrio cuentan con 102 patios productivos en Falcón

Con el propósito de impulsar la producción y aportar al crecimiento económico del país a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), el estado Falcón, a través de las madres del barrio, avanza en el fortalecimiento y crecimiento de los patios productivos.

Blom

 

102 áreas ubicadas en sectores populares de la región están destinas a la siembra de parchita, auyama, mango, pepino, tomate, cebolla, entre otros, cuyo cultivo, en su mayoría, son protagonizados por madres y amas de casa que desean formar parte del aparato productivo de la nación.

Adriana Villasmil, coordinadora estadal de la Misión Madres del Barrio, manifestó que la intención es lograr que “desde estas fuentes de trabajo, se arrime producción a los CLAP y seguir haciendo frente a la guerra económica que tanto daño le ha hecho a la población venezolana”.

Aseveró que la gobernadora Stella Lugo “es y seguirá siendo un apoyo fundamental en este nuevo modelo de producción, ya que junto al presidente Nicolás Maduro, le han brindado a la colectividad las herramientas necesarias para el desarrollo de empresas socialistas”

Como ejemplo de este respaldo, citó la aprobación, por parte del presidente Maduro, de más de dos millones 500 mil bolívares para los patios productivos del sector Ezequiel Zamora en el municipio Miranda.

Villasmil señaló que los productos, además de servir de sustento al grupo familiar, son vendidos a precios solidarios al resto de la población con diferencias de hasta el 75%.

“Queremos que nuestra gente sea consciente, que evitemos vender los productos a precios exagerados y no nos convirtamos en explotadores del pueblo contra el mismo pueblo”, dijo la funcionaria.

Otros productos

Sumado a la producción agrícola, la coordinadora estadal de la misión Madres del Barrio, aseveró que en estos momentos,15 féminas son formadas a través del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), para la confección de uniformes escolares.

Indicó que a lo largo y ancho de la región se ejecutan otros proyectos que permiten que estas micro empresarias y empresarios mejoren su calidad de vida.

“Estamos en un proceso de transformación que solo es posible en revolución, donde una madre del barrio recibe una asignación mensual a fin de que salga de esa pobreza extrema, al principio, y luego puedan producir para su propio pueblo”, aseguró Adriana Villasmil.

Prensa ORI.