Luis Arcila: El artista que derrocha talento en las calles de Bogotá

Luis Alberto Arcila es venezolano. Nació hace 36 años en la ciudad de Maracay, estado Aragua y hace cinco decidió como millones de sus compatriotas «probar suerte» en Colombia.

Asegura, que escogió este país porque desde niño le ha interesado las artes en todas sus manifestaciones y Bogotá aparte de ser una de las ciudades más grandes de América Latina «es la cuna de la cultura en la actualidad», afirma “Yo apenas llegué comencé a trabajar como todos los migrantes venezolanos «en lo que saliera» : restaurantes, tiendas, en todo. Muy entusiasmado detalla que en Venezuela se formó actoralmente «el reto fue cantar y actuar en este país»,  lo que logró al año de haber pisado Bogotá.

Blom

 

-He actuado en varias series de televisión y películas- asegura- pero no es fácil. Ser extranjero y no tener dinero dificulta el camino, pero no por ello me rendí. Y así es Arcila, cuyo nombre artístico es «Reverón» no le teme a nadie. Pronto se dio cuenta de que la calle es una «tribuna perfecta» para que todos lo vieran y dieran fe de su talento; por eso comenzó a cantar en el Transmilenio, el sistema de transporte masivo que en Bogotá  mueve la ciudad de norte a sur, este a oeste y occidente-oriente. Un día del año 2019 su camino se cruzó con el productor musical J.Mendoza quien quedó asombrado por su desempeño musical y sobre todo el tema que tocó que invita a conocer y recorrer la capital.

-Mendoza  era la primera vez que utilizaba el Transmilenio y al verme quedó sorprendido. Asegura que le dijo que él no se atrevería hacerlo y lo invitó a grabar el tema y por contactos llegó a participar y ganar el primer premio al Artista Callejero del año de la mano de BNTV Awards 2019 que en una segunda edición entrega la emisora colombiana Bogotá Nocturna.

El entusiasmo y la alegría le brotan del alma a «Reverón» que  sin dudas afirma: «el transmilenio me ha dado muchas oportunidades, muchos retos». Este artista  urbano  tiene como lema «el que busca sus sueños, cae y se levanta», por lo que actualmente su experiencia de vida la expone en una obra de 15 minutos: «Yo me llamo» de martes a domingo en la sala 5 de Microteatro Bogotá, gracias al apoyo que recibió de su Directora Cristina Colmenares, quien con esta obra aborda por segunda vez la migración venezolana problemas y consecuencias.

-Yo quiero que mis hermanos venezolanos o no, afirma con algo de nostalgia, que los sueños se construyen paso a paso y que se tenga la esperanza de que se triunfa en la medida que uno sabe de dónde viene y hacia dónde va. La migración me ha enseñado mucho. Colombia me ha dejado mucho aprendizaje. Le debo «este otro yo» que ahora soy.

Por Yasmin Velasco

CACTUS24 17-01-20