Los demócratas anuncian sus planes para abrir nuevo juicio político a Trump

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, aseguró que buscará hoy lunes aprobar una resolución en el Congreso para instar al vicepresidente, Mike Pence, a invocar la enmienda 25 de la Constitución para destituir al presidente Donald Trump, y que de lo contrario iniciará el proceso legislativo de cara a abrir un juicio político al mandatario el martes.

Blom

 

«A la hora de proteger nuestra Constitución y nuestra Democracia, actuaremos con urgencia, ya que este Presidente representa una amenaza inminente para ambas», señaló Pelosi en una carta a los legisladores tras el asalto al Capitolio por parte de una turba de seguidores de Trump, y que se saldó con cinco fallecidos, entre ellos un policía.

«A medida que pasan los días -remarcó la líder demócrata en la misiva- el horror del asalto en marcha a nuestra democracia perpetrado por este Presidente se intensifica y con ello la necesidad inmediata de acción».

El lunes por la mañana, Pelosi solicitará a la Cámara una resolución unánime para pedir al vicepresidente Pence que invoque la enmienda 25 de la Constitución de EE UU que permite inhabilitar al presidente por incapacidad para gobernar.

Para ello, Pence debería dar el paso al frente y contar con el respaldo de la mitad del gabinete presidencial, algo que parece poco probable actualmente.

«Estamos pidiendo al vicepresidente que responda en 24 horas. Después, procederemos para llevar la legislación para un juicio político al pleno de la Cámara», informó Pelosi.

Los demócratas con mayoría en la Cámara de Representantes planean un cargo de «incitación a la insurrección» en contra del presidente de Estados Unidos para abrir un nuevo juicio político en su contra, y que le convertiría en el único mandatario en la historia de EE UU enjuiciado en dos ocasiones.

Posteriormente, debería ser sometido al juicio propiamente en el Senado, aunque se encuentra en receso y no tiene previsto retomar la actividad hasta el 19 de enero, un día antes de la toma de posesión del demócrata Joe Biden como presidente.

Dado el escaso margen de tiempo, varios pesos pesados demócratas en la Cámara han planteado la posibilidad de presentar los cargos contra Trump, pero no enviarlos al Senado hasta que hayan pasado los primeros 100 días de la llegada de Biden a la Casa Blanca para no condicionar el inicio de su mandato.

Este escenario fue respaldado por el representante demócrata James Clyburn, quien apuntó este domingo de este modo se daría a Biden «los 100 días que necesita para poner en marcha su agenda, y puede que enviemos los artículos en algún momento después de ello».

La Casa Blanca ha informado de que el primer acto oficial de Trump tras el asalto al Capitolio tendrá lugar este martes, cuando el todavía presidente se desplace a Texas para visitar las labores de construcción del muro fronterizo con México, el símbolo de su mano duro en materia de control migratorio.

Mientras tanto, continúa el silencio de Trump, cuyas cuentas en Twitter y Facebook fueron suspendidas este viernes por «riesgo de incitar a la violencia».

En este contexto, la red social Parler, que se ha convertido rápidamente en un altavoz de numerosas teorías de la conspiración y fue uno de los canales principales en la organización de las protestas que terminaron con el asalto al Capitolio, ha sido vetada por Google, Apple y Amazon en los últimos días.

La red social ha crecido de forma muy importante en los últimos meses, al convertirse en refugio de figuras de la extrema derecha cuyos contenidos incumplen las normas contra el discurso de odio y la violencia de plataformas como Twitter o Facebook, y de conservadores que ven a los gigantes de internet como sesgados en su contra.

El gran boom para Parler llegó después de las elecciones del pasado noviembre, fecha desde la que ha duplicado sus usuarios hasta los 10 millones, según la empresa.

La red social no prohíbe el discurso de odio ni tiene ningún tipo de filtro contra las informaciones falsas, aunque sí veta el spam y actividades ilegales. Esa apuesta, que ha sido su gran baza, podría condenarla ahora a desaparecer o a convertirse en algo marginal ante la presión de los gigantes de Silicon Valley.

Primero fue Google, el pasado viernes, quien retiró la aplicación de Parler de su tienda virtual y en la noche del sábado, Apple le siguió los pasos, tras haber dado a la empresa 24 horas para implementar un plan de moderación en su plataforma.

«Siempre hemos apoyado que haya puntos de vista diversos representados en la App Store, pero en nuestra plataforma no hay sitio para las amenazas a la violencia o las actividades ilegales. Parler no ha tomado medidas adecuadas para responder a la proliferación de estas amenazas a la seguridad de las personas», señaló la empresa de la manzana mordida en un comunicado.

Apple dijo que mantendrá a Parler -que asegura que ha reforzado su moderación para tratar de eliminar contenidos de incitación a la violencia- fuera de su tienda de aplicaciones hasta que resuelva este asunto.

Mientras, Amazon informó a Parler de que a partir de la noche de este domingo dejará de darle servicios de alojamiento web, lo que supondría que la red social quede inaccesible para sus usuarios a menos que encuentre un nuevo proveedor, no sólo a través de su aplicación para móviles sino también a través de navegadores web.

La decisión de Amazon, adelantada por el medio Buzzfeed, responde según la compañía a una violación de sus términos de uso por no eliminar contenido violento.

Desde entonces, en la red se pueden leer numerosos mensajes llamando a nuevos disturbios, animando a ciudadanos a acudir armados a protestar en Washington o pidiendo la ejecución de figuras políticas.

En un mensaje en la red social, el consejero delegado de Parler, John Matze, denunció que las medidas contra su plataforma son un «ataque coordinado de los gigantes tecnológicos para acabar con la competencia».

 

Cactus24 11-01-21