Lo mató su hijo de 15 años con un arma de fabricación casera

Aunque en principio el crimen se investigaba como una resistencia al robo, los funcionarios de la Policía Científica aclararon que el asesino de José Antonio Colina Briceño, de 46 años, fue su hijo (15) con un arma de fabricación casera.

Blom

 

El quinceañero fue detenido en la casa 15 del barrio El Museo, en el estado Zulia.

Las versiones de resistencia al robo cambiaron cuando los vecinos escucharon a Colina discutir con el menor de sus descendientes por dinero. «Su padre no le prestó atención y caminó hasta la calle. El muchacho lo siguió y le disparó a quemarropa en las costillas».

El cuerpo lo recogieron de la calle 118 del barrio El Gaitero el pasado 14 de mayo, lugar donde visitaba a sus hijos.

Aunque los vecinos denunciaron como sospechosos a sus dos hijos, nadie les creyó.

La familia para proteger al menor no hablaron y mantuvieron la hipótesis del robo. Sin embargo, las contradicciones en las declaraciones los delataron y tuvieron que entregar a su pariente.

A pesar de ello, los familiares alegaron en el último interrogatorio que «el joven se quedó con su papá a compartir unas cervezas, entre risas y cuentos, bebidas y drogas, sacó el arma que había fabricado en su casa para mostrársela. Una bala se escapó y alcanzó las costillas de su padre”, reseñó el diario La Verdad

Ayer jueves, a las 10.00 de la mañana, acompañaron a los oficiales al escondite del adolescente, la casa de su madre, en la calle 113 de la parroquia Luis Hurtado Higuera, se lo arrebataron de los brazos a su madre y lo trasladaron a la sede de la Policía científica, en Altos del Sol Amado. Allí permanecerá hasta que un tribunal decida su sitio de reclusión.

Lo más increíble fue la agonía del latonero en el CDI de El Gaitero duró 40 minutos. Murió sin delatar a su hijo.

Aún los organismos de seguridad no recuperan el arma.

 

Cactus24 (20/05/2016).