Liquidaron a dos secuaces del “Cagón” en la COL

La vida hamponil de Yúnior Enrrique Molina Maldonado y Maikol Benito Paz Aguilar se acabó hoy. Se alistaron en las filas criminales del “Cagón”, se especializaron en el hurto, el robo de vehículo, la extorsión y el sicariato y azotaron la Costa Oriental del Lago (COL).

Trabajaron para la banda por meses, pero en el último día, cuando los cuerpos de seguridad encontraron sus guaridas, estaban solos y al verse acorralados dispararon y murieron en manos de la ley.
En la urbanización Nueva Venezuela, en el municipio Lagunillas, se escondía Molina. Usó su pistola, calibre 380, para intentar evadir a los funcionarios Grupo Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional (GAES) y de la Dirección de Inteligencia y Estrategias del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (DIEP-CPBEZ). No tuvo suerte, sus proyectiles 380 no fueron suficientes y sucumbió.
Con un escopetín y disparando desde su motocicleta, Paz quiso evadir a los funcionarios del DIEP- CPBEZ y del CONAS. Acabó con cuatro heridas de bala en la emergencia del Centro Clínico Ambulatorio Consesion 7.

Los oficiales que lo trasladaron a los médicos de guardia dijeron que el muchacho, de 23 años, se acababa de enfrentar a una comisión en el sector Barúa del municipio Baralt.
La Haojin, roja,  modelo MD, placa AF1K85V, y el arma de fuego quedaron en la barriada. Los funcionarios de la Policía científica los tomaron como evidencias de interés criminalístico.
Tanto Molina como Paz, según las declaraciones de los policías actuantes, estaban requeridos por los delitos de “robo y hurto de vehículos, extorsión y homicidio. Ambos pertenecían al Grupo Estructurado de Delincuencia Organizada conocido como: ‘El Cagon’”.

Cactus24 (13/09/2018)

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.