Era larense uno de los dos pilotos asesinados en Kabul

Pablo Ernesto Chiossoni Ríos (48), era piloto venezolano y larense. Trabajó en Aserca y debido a que en Venezuela cada vez existen menos aerolíneas y aeronaves, y en vista de que los salarios no alcanzan, decidió irse para buscar un futuro mejor para su familia.

Trabajaba en la aerolínea afgana Kam Air y estaba hospedado en el Hotel Intercontinental, el más importante de Kabul.

Mediante la prensa internacional se conoció que el sábado un grupo de talibanes ingresaron al Hotel y fueron tomando piso por piso, habitación por habitación y “matando a sangre fría a los que allí estaban. “Pablo Ernesto fue uno de los primeros en caer”, aseguró su madre Yuyita Ríos de Chiossone, pianista y presidenta de Bandesir, miembro de la Red de Instituciones Larenses y de varias ONG en Lara.

La madre manifestó a los medios regionales de Lara que había visto la noticia, pero como siempre en esos países suelen ocurrir este tipo de ataques no le prestó atención, sin saber que entre las 22 víctimas confirmadas hasta ahora del ataque estaba su hijo, el menor de dos.

Yuyita comenta que debe esperar entre una a dos semanas para repatriar el cuerpo, pues fue hoy que uno de los colegas de la aerolínea reconoció los cadáveres de él y su otro compañero y es quien se está encargando de recoger sus pertenencias y hacer todos los trámites.

“Se fue al exterior a buscar mejores oportunidades para levantar a su familia y bueno sabiendo que estos países son muy riesgosos, nadie se imaginó que pudiese pasar una tragedia de este tipo. Son personas que no conocen la compasión, la caridad, que no conocen nada, son peores a veces que  las bestias, porque los animales matan por hambre, pero estas cosas que no se entienden, es muy triste que por esa diáspora de venezolanos uno tenga que perder a lo que más quiera en el mundo, como pueden ser los hijos, que es el alma de uno, el corazón de uno”, destacó la pianista larense.

La dama confesó que ya a su nieto le habían dicho lo sucedido. Es un niño que tiene 10 años de edad, pero hasta ahora no lo acepta, no lo quiere creer, por otra parte al padre del polito aún no tiene conocimiento de lo sucedido, pues el mismo sufrió un ACV y están evaluando cómo le dicen la noticia. El padre es un reconocido abogado llamado Pablo Chiossone, fue decano de la Escuela de Ciencias Jurídicas de la Universidad Fermín Toro (UFT).

La noticia ha conmovido a todos los larenses, quienes de todas partes les han hecho llegar las palabras de condolencias y se han mostrado solidarios con la familia Chiossone.

Corresponsalía Lara

Fotos: Cortesía Ramón Véliz

 

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.
COMPARTIR