La junta militar birmana suma 500 detenidos, acosada por las huelgas

El número de detenidos en Birmania por la junta militar asciende ya a 500 desde el golpe de Estado del 1 de febrero mientras el Ejército persigue a aquellos que participan o promueven las huelgas que están paralizando el país.

Blom

 

El ritmo de detenciones se duplicó en la última semana y un grupo de piratas informáticos hackearon este jueves varios portales vinculados a los militares en protesta por el levantamiento militar.

Al menos once funcionarios del ministerio de Exteriores de Birmania fueron detenidos durante la madrugada en la capital, Naypidó, por unirse al movimiento de desobediencia civil surgido tras el golpe, informó hoy una fuente del departamento a Efe.

El Ejército golpista, que se enfrenta a una ola de manifestaciones masivas por todo el país, está sufriendo además las huelgas iniciadas por los trabajadores de Sanidad, a las que se han ido sumando muchos otros funcionarios de diferentes sectores, lo que está paralizando la Administración.

En este sentido, las autoridades militares han emitido órdenes de arresto contra seis personalidades del mundo del espectáculo birmano que supuestamente están «incitando» a los ciudadanos a unirse al movimiento de desobediencia civil.

ACTORES Y DIRECTORES DE CINE

Entre ellos se encuentran varios populares actores, directores de cine y cantantes, informó la noche del miércoles el Ejército en su agencia de noticias True News.

El cineasta birmano Na Gyi, escribió hoy mismo en su página de Facebook «¡¡¡No vamos a parar hasta que el DICTADOR caiga!!!».

Por su parte, el principal sindicato del importante sector de la confección y el calzado en Birmania, la Federación de trabajadores de la industria, hizo un llamamiento público a las marcas y proveedores para que se pongan de acuerdo en no sancionar a los trabajadores que participen en las huelgas del movimiento de desobediencia civil.

Se calcula que entre 500.000 y 700.00 personas, la mayoría mujeres, trabajan en este sector, que está siendo muy activo en las protestas y que supuso el 30 por ciento de las exportaciones del país en 2019 con clientes como H&M o Mark & Spencer.

DETENCIONES EN ASCENSO

Las detenciones con motivaciones políticas desde el levantamiento militar ascendían el miércoles a 495 personas, según los últimos datos recopilados por la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP).

El mismo día del golpe, los militares arrestaron a la líder electa Aung San Suu Kyi, ministros de su Gobierno, presidentes regionales, miembros del Parlamento y de la Comisión Electoral, además de personas vinculadas al partido gobernante, la Liga Nacional para la Democracia (LND).

Desde entonces las detenciones han aumentado a un ritmo muy rápido hasta el punto de que se han multiplicado por dos en menos de una semana.

CONDUCIR DESPACIO

Tras las protestas masivas del miércoles, que reunieron a decenas de miles de personas, grupos más reducidos de manifestantes se concentraron hoy en Rangún, la mayor ciudad del país, Naipyidó, Mandalay o la turística Bagan, con eslóganes como: «Queremos democracia» y «No a la dictadura», escritos en las calles con letras gigantes.

En Rangún, la antigua capital, y donde decenas de miles de personas lograron bloquear el centro de la ciudad el miércoles, muchos conductores decidieron circular a un ritmo más lento del habitual como parte de la campaña: «Vete despacio».

El objetivo es impedir que los vehículos de la policía lleguen rápido a los lugares donde se celebran las protestas y al mismo tiempo hacer más difícil a los ciudadanos acudir a sus puestos de trabajo.

El miércoles se buscó el mismo objetivo dejando coches de particulares, taxis e incluso autobuses supuestamente averiados en mitad del asfalto.

PIRATAS INFORMÁTICOS CONTRA LOS MILITARES

En otro tipo de protesta, un grupo de «hackers» atacó varias páginas vinculadas al Ejército, entre ellos el Banco Central, la televisión pública MRTV o la agencia True News, y las dejó inactivos este jueves.

El grupo de piratas informáticos «Hackers Myanmar» reivindicó la autoría de los ataques en su página de Facebook y aseguró que su objetivo son los perfiles vinculados al Tatmadaw –como se conoce en el país al Ejército– mientras solicitó la ayuda de otros usuarios para sumar fuerzas con el objetivo de derribar los portales oficiales.

«Luchamos por la justicia en Birmania», apunta el grupo, al incitar a proseguir con el movimiento de desobediencia civil en las calles del país en rechazo al golpe de Estado militar.

El ataque coincidió con el cuarto día de apagón de internet durante la noche en todo el país con los que la Junta busca que los ciudadanos no se puedan organizar ni compartir material sobre protestas y detenciones.

La junta militar justificó la toma de poder por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre en los que la Liga Nacional para la Democracia, el partido liderado por Suu Kyi, arrasó, como ya hizo en 2015.

 

Cactus24 18-02-21