Juez de Trinidad y Tobago rechaza por segunda vez deportar a venezolanos

Los abogados que representan a un grupo de 26 niños y adultos migrantes venezolanos contra el Estado (Trinidad y Tobago) han logrado impedir que las autoridades sean repatriadas por segunda vez.

Al concluir una audiencia de emergencia que terminó alrededor de las 10 pm de ayer, el juez del Tribunal Superior  otorgó una orden judicial para detener una segunda deportación en espera del resultado de una demanda sustantiva ante ella.

Blom

 

La juez Quinlan-Williams también ordenó que se los coloque en cuarentena obligatoria durante 14 días antes de ser liberados bajo la custodia de sus padres, que son migrantes registrados  y con sus padres en los casos de los niños migrantes quienes estaban con ellos en el viaje.

Se espera que el grupo sea transportado hoy al centro de detención de migrantes en el helipuerto de Chaguaramas para cumplir su cuarentena. Luego serán liberados.

El caso vuelve a ser visto mañana a las 7 pm, según reseña la información de Guardian .

La audiencia de emergencia del caso, presentada a primera hora de la mañana de ayer, estaba inicialmente programada para realizarse virtualmente a las 7.30 pm, pero se retrasó porque la juez estaba comprometido con un juicio prolongado.

Cuando comenzó la audiencia virtual, la juez notó que el caso involucra a menores y comenzó a aclarar a los participantes que no estaban directamente relacionados con el caso, incluidos los medios de comunicación.

Aunque el presidente de la Law Association, Douglas Mendes, Carolina del Sur, le dijo a Quinlan-Williams que los abogados de los migrantes habían notificado a la asociación y que los abogados de los migrantes habían invitado a postularse para unirse como parte interesada, Quinlan-Williams le pidió que se retirara porque ella no lo hizo. comparten la misma opinión sobre el papel propuesto por la asociación.

En los expedientes judiciales, obtenidos por Guardian Media, el equipo legal de los migrantes afirmó que las acciones de los funcionarios del Estado al deportarlos el domingo violaron sus derechos constitucionales a la libertad, la protección de la ley y la privacidad y la vida familiar que están garantizados a cualquier persona. dentro de Trinidad y Tobago, incluidos los inmigrantes ilegales. También alegaron que la acción violó varios tratados internacionales y la Política Nacional de Atención de Refugiados y Asilo, que fue creada en 2014 y no fue abolida.

“Una persona detenida y más un niño conserva todos sus derechos y obligaciones, salvo aquellos que quedan eclipsados ​​por el poder que se le otorga para detener. Es un abuso de poder más flagrante y abominable que el Demandado, sus sirvientes y / o agentes usen el poder de deportar de una manera que impida que el Demandante tenga acceso a la Corte para buscar protección y la aplicación de sus derechos garantizados. bajo la Constitución y el derecho internacional y las obligaciones internacionales del Estado ”, dijeron los abogados en los escritos.

El grupo buscaba una orden judicial que bloqueara su deportación en espera de la determinación del caso. También buscan una orden para su liberación temporal.

Se adjuntó a la demanda una declaración jurada de un migrante registrado cuya esposa, hija e hijo de cuatro años se encuentran en el grupo. En el documento, el hombre afirmó que en 2018 llegó a Trinidad para buscar trabajo para mantener a su familia en Venezuela. Dijo que aunque envió dinero a casa, no fue suficiente para cuidar a su hijo, que tiene una afección cardíaca.

“Mi hijo no pudo acceder a alimentos ni atención médica. Si se hubiera quedado en Venezuela, no habría podido acceder a medicamentos. Habría muerto por su condición muy grave ”, dijo.

Dijo que hizo arreglos para su viaje y se dirigió a una playa en el sur de Trinidad la semana pasada para recogerlos. Sin embargo, cuando llegó encontró la playa desierta y se enteró de que habían sido detenidos.

“Cuando escuché esto, inmediatamente rompí a llorar. Sentí que mi mundo se había derrumbado. Sentí mucho miedo por mi familia, que estaba sin mí y encerrada en un país extranjero ”, dijo.

El grupo fue detenido poco después de llegar a Chatam el martes pasado.

A los migrantes, el más joven de los cuales tiene cuatro meses, se les hizo la prueba de COVID-19 y todos resultaron negativos. Luego estuvieron detenidos en varias comisarías hasta su deportación el domingo por la mañana. Luego, los migrantes fueron colocados en dos embarcaciones civiles y escoltados fuera de las aguas de Trinidad por la Guardia Costera.

Aunque Quinlan-Williams ordenó que el grupo fuera llevado ante ella durante una audiencia el lunes, los fiscales estatales le informaron que no podían cumplir porque los migrantes ya estaban fuera de la jurisdicción.

Sin embargo, el grupo hizo un segundo viaje a Trinidad & Tobago y aterrizó en Los Iros el martes por la tarde y fue inmediatamente detenido por la policía y llevado para un examen médico. Estuvieron recluidos en la comisaría  hasta ayer por la noche.

Cactus24/26-11-2020