Israel: Encuentran clavos que relacionan con la crucifixión de Jesucristo

En 1990, durante la excavación en Jerusalén de la tumba de Caifás, el sumo sacerdote que presidía el tribunal que condenó a Jesucristo y que le entregó a los romanos, encontraron unos clavos que ya entonces indicaron que podían ser los usados en su crucifixión, aunque siempre ha sido una afirmación rodeada de controversia entre historiadores y arqueólogos.

La investigación fue realizada por un geólogo israelí, que comparó los restos de 25 tumbas históricas de la región para establecer este descubrimiento. El científico destáco que la evidencia que tiene sobre la conexión de estos artículos con el hijo de Dios «es realmente convincente».

Blom

 

La investigación realizada por el geólogo israelí, ya retirado, Aryeh Shimron, afirma que halló los clavos utilizados por los romanos para crucificar a Jesús, y que además tendrían restos óseos pertenecientes al hijo de Dios.

El investigador cree fehacientemente en que esos clavos pertenecieron en realidad al máximo referente del cristianismo.

«Los materiales que invaden las cuevas difieren sutilmente de una cueva a otra dependiendo de la topografía, la composición del suelo en el área, el microclima y la vegetación vecina. En consecuencia, las cuevas tienen firmas físicas y químicas distintas», aseguró Shirmon.

Shirmon analizó el material con el que estaban compuestos los clavos y los comparó con el material de los osarios de la tumba, es decir, de aquellas cajas de piedra caliza que se utilizan para almacenar los huesos de los fallecidos.

“Se investigaron las propiedades físicas y químicas de los materiales que, durante siglos, han invadido la tumba y sus osarios. Nuestro análisis demuestra clara e inequívocamente que estos materiales son química y físicamente idénticos a los que, durante siglos, también se han adherido a las uñas”.

El científico destacó que la evidencia de que los clavos se usaron en la crucifixión «es realmente convincente», aunque «la única evidencia de su conexión con Jesús es que fueron encontrados en la tumba de Caifás». «¿Es esta evidencia suficiente? No lo puedo decir ya que prefiero confiar en la ciencia en lugar de en suposiciones», cuestionó.(Con información de Crónica).

Cactus24/28-10-2020