Instituto de Cine Estadounidense honra a Denzel Washington

Julia Roberts y Spike Lee se dieron cita para celebrar a Denzel Washington, galardonado del año con el Premio AFI a la Trayectoria.

Pero cuando Washington subió finalmente al escenario para recoger el honor anoche, hizo algo inesperado: alejó de sí las luces de los reflectores y le dio una ovación a su esposa desde hace 40 años, Pauletta Washington.

Anuncios

“No estaría vivo sin Pauletta Washington», dijo. “No sobreviviría”.

El dos veces galardonado con el Oscar es un hombre que pone primero a su familia. Sentado junto a su esposa, su hijo Malcolm Washington, Lee, Tyson y los directores Carl Franklin y Ed Zwick, Washington de 64 años fue llevado en un recorrido emotivo por su carrera en Hollywood — de un novato deseoso de trabajar a un astro del cine y aclamado director.

«Todos estamos aquí porque amamos a Denzel”, dijo Lee quien ha dirigido a Washington en cuatro películas («Mo’ Better Blues», »He Got Game», »Malcolm X» e «Inside Man»). «Denzel representa nuestra hombría negra”.

Lee, quien dio el último discurso de la noche, comparó a Washington con otros grandes de la cultura negra como Michael Jordan, Ella Fitzgerald y Miles Davis.

“Ese es el extraño aire en el que vive y respira Denzel Washington», dijo Lee.

Lee agregó que a pesar de que su postura podría ser parcial, «Malcolm X es la más grande actuación en celuloide”.

Otros fueron igualmente efusivos. Roberts recordó que trabajar con él en «The Pelican Brief» fue como “trabajar con los Beatles».

Y cuando finalmente llegó el momento de que Washington hablara él, además de agradecer a su esposa por “40 años de sacrificio, y 40 años de perdón”, Washington usó su momento en el escenario para hablar sobre Dios y aquellos que lo han ayudado.

“Soy la prueba viviente del poder de Dios”, dijo Washington. «Me gusta actuar, me gusta hacer películas … pero mi amor por Dios es más fuerte que todo”.