Gobierno mozambiqueño y oposición firman el fin de las hostilidades militares

El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, y el líder de la opositora Resistencia Nacional Mozambiqueña (Renamo), Ossufo Momade, rubricaron hoy un pacto de cese definitivo de las hostilidades militares, lo que supone un paso más hacia la paz definitiva que se negocia desde 2015.

Blom

 

El acuerdo se firmó en una ceremonia en la región de Gorongosa -en la central provincia de Sofala, donde la Renamo tiene su principal base- y precede a un futuro acuerdo de paz definitivo que, según el Ejecutivo mozambiqueño, debería cerrarse en Maputo en unos días.

«El acto que acabamos de marcar muestra nuestro compromiso con la paz permanente y duradera», declaró Nyusi en Gorongosa, según recogió el diario O Pais.

Momade, por su parte, consideró que el acuerdo ratifica la confianza entre el Gobierno y la Renamo, pero también pidió a las fuerzas de seguridad mozambiqueñas que no haya caza de brujas contra los exrebeldes en esta nueva etapa que se abre con el acuerdo.

El pacto de cese de hostilidades había sido anunciado por Nyusi este miércoles en el Parlamento, donde el presidente también resaltó que se está avanzando en el proceso de registro oficial de los combatientes de la Renamo para implementar los acuerdos de desarme, desmovilización y reintegración en la sociedad.

«Este momento histórico reafirma nuestra esperanza de un futuro sonriente y precede a la firma del Acuerdo de paz de Reconciliación de Maputo, que debería celebrarse aquí, en la capital, en cuestión de días», afirmó Nyusi este miércoles en su comparecencia parlamentaria.

En junio pasado, tras más de tres años de negociaciones, el presidente mozambiqueño había anunciado que la paz definitiva se firmaría antes de este agosto, una marca que finalmente no se ha logrado.

Ambas partes tienen la vista puesta en las elecciones presidenciales y legislativas que se celebrarán el próximo 15 de octubre, y estos pasos hacia la paz se producen antes de la visita oficial del papa Francisco la primera semana de septiembre.

El gubernamental Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo), antigua guerrilla marxista, y la Renamo, creada por los servicios secretos de Sudáfrica y la antigua Rodesia (Zimbabue), fueron los dos contendientes de una cruenta guerra civil (1977-1992) que causó alrededor de un millón de muertos.

Las tensiones entre ambos bandos, sin embargo, resurgieron en la primera mitad de esta década, con la Renamo denunciando su supuesta exclusión del sistema democrático mozambiqueño.

Tras alcanzar una nueva tregua en septiembre de 2014, la Renamo aceptó concurrir a las elecciones de octubre de ese año, pero volvió a las armas al no reconocer la victoria del Frelimo (en el poder desde la independencia de Portugal en 1975).

Las actuales negociaciones de paz entre ambas partes dieron comienzo en 2015, pero solo a finales de 2016 se acordó un alto el fuego sin límite seguido de un Memorándum de Entendimiento, firmado en agosto de 2018, que establecía el guión a seguir para el desarme de la Renamo.

El militar argentino Javier Pérez Aquino ha estado a cargo de la dirección del Grupo de Trabajo Conjunto para la Desmilitarización, Desmovilización y Reinserción de la Renamo.

 

Cactus24 01-08-19